Trump refuerza la frontera

UNOS 2.000 SALVADOREÑOS PARTEN RUMBO A EE.UU.

Donald Trump llevó el miércoles su discurso electoral contra la inmigración a nuevas cotas, con la amenaza de movilizar hasta 15.000 efectivos a la frontera, en un momento en que se acercan varias caravanas migratorias.
A menos de una semana para las elecciones de medio mandato que se anuncian reñidas y en las cuales el oficialista Partido Republicano podría perder el control del Congreso, Trump ha buscado colocar la inmigración como eje del debate político.
Mientras más de 5.000 efectivos fueron movilizados por el Pentágono a la frontera sur y el presidente estadounidense presiona a México para que frene el paso de migrantes centroamericanos, Trump anunció que el contingente podría subir hasta 15.000 agentes.
“Con respecto a la caravana de migrantes, nuestros militares están desplegados. Tenemos 5.000 y vamos a ir hasta 10.000 o 15.000”, declaró desde los jardines de la Casa Blanca antes de viajar a Florida para un mitin político.
La gestión de la seguridad en la frontera sur en general no involucra a tropas en servicio activo y un contingente de 15.000 personas equivaldría a la movilización de Estados Unidos en Afganistán.
Durante el día, Trump reiteró su voluntad de abolir el derecho constitucional a la ciudadanía para los hijos de migrantes nacidos en territorio estadounidense.
Este derecho está consagrado en la 14º Enmienda de la Constitución y una reforma constitucional requiere una mayoría de dos tercios del Congreso.
“El llamado derecho de ciudadanía por nacimiento, que le cuesta a nuestro país miles de millones de dólares es muy injusto para nuestros ciudadanos, va a terminar de una forma o de otra”, dijo Trump en Twitter.
La argumentación de Trump es que la enmienda habla de las personas sujetas a la jurisdicción y que esto tiene excepciones, por ejemplo el caso de los hijos de diplomáticos. El debate remeció también al Partido Republicano y el martes Paul Ryan, jefe de la Cámara de Representantes, dijo que este derecho no se puede abolir con una orden ejecutiva.

Salvadoreños.
Unos 2.000 salvadoreños, entre adultos, jóvenes y niños, partieron el miércoles en dos caravanas en una larga travesía a pie hacia a Estados Unidos, huyendo de la violencia de las pandillas y la falta de empleo.
Antes que el sol saliera, con abrigos, agua y mochilas en la espalda, la primera caravana de 1.000 personas salió de la Plaza El Salvador del Mundo, en el oeste capitalino, donde muchos habían pernoctado, constataron periodistas de la AFP.
Una segunda caravana con otras 1.000 personas partió en el transcurso de la mañana hacia la frontera entre El Salvador y Guatemala.
“Nos vamos porque aquí hay mucha pobreza y delincuencia”, declaró María Cortez, de 36 años, quien viaja junto a su esposo Jonás y cinco hijos de entre 19 y tres años.
Demostrando el poder de convocatoria de las redes sociales, las caravanas salieron en momentos en que miles de hondureños atraviesan México hacia Estados Unidos, y otros grupos de centroamericanos intentan ingresar a territorio mexicano.
Para la encargada de asuntos migratorios del Instituto de Derechos Humanos de la jesuita Universidad Centroamericana, Karen Sánchez, el país está ante una “migración forzada” sin precedentes.
“Las personas no tienen más oportunidades de vivir con derecho a la seguridad, al trabajo, es decir con el derecho a una vida digna”, sostuvo.
Para Sánchez, tras dos décadas de gobiernos de derecha y casi una década del gobiernos de izquierda, el Estado ha sido “incapaz” de reconocer que existe “el desplazamiento forzoso” de la población. (AFP)