Turquía apresa a golpistas

Turquía anunció ayer la reestructuración del mando supremo de sus Fuerzas Armadas en manos de civiles que se someterán a las decisiones del gobierno, en un intento por recuperar el pleno control tras el fallido golpe militar del 15 de julio, mientras analiza cambios fuertes en los servicios de inteligencia y apresa a once soldados golpistas.
Cuando el lunes mañana el primer ministro turco, Binali Yildirim, declaraba por la cadena CNNTürk los alcances de esta medida que somete al Consejo Supremo Militar (YAS) a una amplia mayoría de civiles, la policía arrestaba cerca de la costa egea a once soldados del comando que asaltó el hotel en el que se encontraba el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, durante la asonada.
Los cambios en la cúpula militar -con once cargos civiles y cuatro militares- permitirán que tanto el presidente como el primer ministro puedan dar directamente órdenes a los comandantes de las fuerzas, además se simplifica el sistema de promoción y ahora un sargento puede ser nombrado general.
Los servicios de inteligencia también están en la mira del gobierno, tras el intento golpista. Ayer, de hecho, lo sugirió en rueda de prensa el primer viceministro, Numan Kurtulmus: “La reestructuración de los servicios de inteligencia está en la agenda como lo estuvo la de las fuerzas armadas”. (Télam)

Compartir