Turquía derribó un avión ruso

UNA NAVE DE COMBATE CAYO EN SIRIA

Turquía derribó ayer uno de los aviones de combate rusos que bombardean a grupos insurgentes en la vecina Siria y desató la indignación y fuertes acusaciones del presidente Vladimir Putin, en una peligrosa derivación del conflicto sirio que podría además dificultar los esfuerzos para combatir al Estado Islámico (EI).
El vocero de Ejército ruso, Sergei Rudskoi, informó que murió uno de los pilotos del avión ruso derribado hoy por Turquía, mientras que un soldado, que participaba en una operación de rescate tras la caída de la aeronave rusa, fue abatido por rebeldes sirios.
“La tripulantes (del avión Su-24) se lanzaron en paracaídas. Según datos preliminares, uno de los pilotos murió en el aire por disparos efectuados desde tierra”, informó el vocero militar, quien agregó que uno de los helicópteros “fue dañado y obligado a aterrizar en territorio neutral, donde un soldado murió”.
Horas antes, Putin había calificado la acción de Turquía como un “golpe a traición de cómplices del terrorismo” y advirtió de “graves consecuencias”, mientras que su canciller, Serguei Lavrov, suspendió una visita a Turquía prevista para mañana y alertó a los ciudadanos rusos que no viajen a ese país.
A pedido de Turquía, el único miembro musulmán de la OTAN, el Consejo del Atlántico Norte – organismo a cargo de la toma de decisiones del Tratado-, convocó a una reunión de emergencia.

Derribo.
El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, dijo que su país tenía derecho a adoptar “todo tipo de medidas” contra las violaciones a su soberanía y llamó a la comunidad internacional a trabajar en pos de la “extinción del fuego que arde en Siria”, informó la agencia de noticias EFE.
Turquía dijo que aviones F-16 abrieron fuego contra el bombardero Su-24 luego de que éste desoyera varias advertencias, mientras se acercaba al espacio aéreo turco y cuando ya se hallaba en él.
El Ministerio de Defensa ruso, sin embargo, subrayó que el avión se mantuvo siempre sobre Siria, donde apoyaba una ofensiva terrestre del Ejército sirio contra grupos rebeldes.
El incidente coincide con elevadas tensiones entre Rusia y Turquía por la intervención militar rusa en Siria, pese a los importantes vínculos económicos y comerciales bilaterales, incluyendo en el sector energético.
El incidente se produjo cuando Occidente y Rusia parecían avanzar hacia un entendimiento en su interés por erradicar al EI luego de los ataques de este mes en París y del derribo de un avión de pasajeros ruso sobre el Sinaí, en octubre último.

Rusia.
“Nunca toleraremos atrocidades como las acontecidas, y esperamos que la comunidad internacional encuentre la fortaleza para unir fuerzas y combatir este mal”, señaló Putin, citado por la agencia de noticias rusa Interfax.
El Ministerio de Defensa ruso dijo que los pilotos del avión abatido, se eyectaron con sus paracaídas, pero agregó que desde entonces no habían tenido más contacto con ellos.
Un comandante de un grupo rebelde dijo que sus combatientes mataron a ambos pilotos.
“Disparamos contra los dos pilotos cuando bajaban en paracaídas. Sus cuerpos están aquí”, aseguró Alpaslan Celik, comandante de la Segunda Brigada Costera del llamado Ejército Libre Sirio, citado por la cadena turca CNNTürk. (Télam)