Un alud dejó al menos 111 muertos

Al menos 111 personas murieron debido a las fuertes lluvias y los deslizamientos de tierra que éstas provocaron en el sureste de Bangladesh, según un nuevo balance anunciado el martes por las autoridades.
La policía advirtió que el balance podría aumentar a medida que los socorristas llegaban a zonas afectadas de difícil acceso, que quedaron sin conexión telefónica ni transporte.
“Las tareas de rescate continúan”, dijo a la AFP el jefe del Departamento de Gestión de Desastres, Reaz Ahmed.
“El número de muertos puede aumentar, ya que muchas áreas siguen siendo inaccesibles”, agregó.
La mayoría de las víctimas se localizaron en los distritos de Rangamati, Bandarban y Chittagong, que según el servicio meteorológico se vieron golpeados por lluvias torrenciales desde el lunes.
En Rangamati, cerca de la frontera con India, hubo por lo menos 75 víctimas mortales, después que sus casas quedaran cubiertas por los deslizamientos de tierra.
“Algunas de esas personas dormían en sus casas al pie de la colina cuando los aludes se produjeron”, declaró a la AFP el jefe de la policía local, Sayed Tariqul Hasan. “Hemos evacuado a algunos de los habitantes a escuelas y a otros lugares seguros”, añadió.
En el distrito vecino de Bandarban hubo seis muertos -entre ellos tres niños- y al menos otras 30 víctimas mortales en el de Chittagong, donde la policía ordenó la evacuación de miles de personas que viven en chabolas al pie de las colinas.
Estas intensas lluvias se producen dos semanas después del paso del ciclón Mora, que provocó la muerte de al menos ocho personas en Bangladesh, y dañó decenas de miles de viviendas. (AFP)