sábado, 21 septiembre 2019
Inicio El Mundo Un año de cárcel para Assange

Un año de cárcel para Assange

LA JUSTICIA LO CONDENO POR REFUGIARSE EN EMBAJADA

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, fue condenado a casi un año de cárcel en Reino Unido por haber violado su libertad condicional cuando en 2012 se refugió en la embajada de Ecuador en Londres para evitar ser extraditado a Suecia, en una causa por agresión sexual que luego fue archivada.
A casi un mes de haber sido echado por Lenin Moreno de la sede diplomática, un tribunal londinense de Southwark lo condenó a 50 semanas de reclusión, teniendo en cuenta el tiempo que ya pasó en la cárcel por este delito pasible de un año de prisión y la reciente detención. Queda pendiente aún el proceso judicial de extradición reclamado por Estados Unidos, que comenzará a definirse el jueves.
«Es difícil imaginar un ejemplo más grave de este delito», afirmó ayer durante la audiencia la jueza Deborah Taylor, dirigiéndose a Assange. Al dar a conocer su resolución, la magistrada agregó que «al esconderse en la embajada», el 19 de junio de 2012, Assange se había «quitado del alcance de la justicia, de manera deliberada, al tiempo que permanecía en el Reino Unido»
«Hice lo que creí que era lo mejor», se defendió por su parte Assange en una carta de arrepentimiento leída por su abogado, quien aseguró que este decidió quedarse en la sede ecuatoriana por «las amenazas que recaían sobre él desde Estados Unidos» y que «lo ensombrecían todo».
Este es, sin embargo, solo el primer capítulo de la batalla legal que le espera al australiano, requerido por Estados Unidos para juzgarlo por «piratería informática», basada únicamente en un supuesto intento fallido de descifrar la clave de una computadora del Departamento de Defensa. El jueves Assange tendrá que comparecer por esa petición de extradición, que su equipo legal recurrirá en un proceso que podría alargarse hasta dos años.
Una de las denuncias en Suecia por la que se recluyó en la embajada londinense prescribió en 2015 y la otra fue abandonada en 2017 ante la imposibilidad de juzgar a Assange, a quien el anterior presidente de Ecuador, Rafael Correa, dio protección diplomática. Sin embargo, tras su detención del 11 de abril, después de que Moreno decidiera retirarle el asilo y la nacionalidad ecuatoriana, una de las denunciantes suecas pidió que se reabra su caso.
La abogada británica Jennifer Robinson aseguró recientemente que Assange está dispuesto a cooperar con las autoridades suecas si retoman la investigación.
Poco después, más de 70 diputados británicos firmaban una carta pidiendo a Londres que haga «todo lo posible» para permitir su entrega a Suecia, mientras el padre de Assange pedía desde Sídney que su hijo fuera extraditado a Australia. (Pagina12.com)