Un estudiante disparó en la escuela y dejó 10 heridos

Un joven de 16 años, fascinado por las armas y con problemas psicológicos, abrió fuego ayer en su escuela de enseñanza secundaria de la ciudad francesa de Grasse y provocó diez heridos leves, entre ellos el director.
El incidente no tiene ningún tipo de conexión “terrorista”, indicaron las autoridades, pero provocó escenas de pánico en un país traumatizado tras una ola de atentados.
“No se ha establecido ninguna conexión terrorista”, señaló la fiscal de Grasse, Fabienne Atzori, en una rueda de prensa.
El acto de este joven, que no opuso “ninguna resistencia” durante su arresto, estaría vinculado a “malas relaciones con tros estudiantes”, agregó Atzori.
“Evidentemente fue un acto loco de un joven frágil y fascinado por las armas”, estimó la ministra francesa de Educación Najat Vallaud-Belkacem, que elogió la acción “heroica” del director del establecimiento, que protegió a los estudiantes.
El joven entró en su escuela con una escopeta de perdigones, dos pistolas y granadas, pero solo causó heridos con el arma de aire comprimido, lo que evitó un drama mayor.
En total, diez personas resultaron heridas leves, tres de ellas por los perdigones, los demás al intentar huir, según la fiscal del caso.
En las cuentas Facebook, Twitter y Youtube que presuntamente pertenecen al sospechoso se pueden ver varias fotos y videos de la masacre de Columbine en Estados Unidos y de un tiroteo en una escuela secundaria de Colorado, que se saldó con 13 muertos en 1999.
Funcionarios locales dijeron que varios alumnos huyeron y buscaron refugio en un supermercado cercano “lo que creó un pánico y rumores de un ataque”.
“Escuchamos disparos” y “vimos a gente corriendo y gritando: Hay un loco disparando. Salimos corriendo”, contó Mokhtaria, de 15 años. El sospechoso habría actuado solo, según fuentes policiales. En un primer momento se habló de un cómplice.
Como medida de seguridad, las autoridades ordenaron el cierre de todos los centros escolares, confinando en su interior a alumnos, profesores y empleados, según fuentes locales. (AFP)