Un excedente récord

BALANZA COMERCIAL ENTRE CHINA Y EE.UU

El excedente comercial de China con Estados Unidos se disparó en agosto hasta un nivel récord de 31.050 millones de dólares, impulsado por un aumento de las exportaciones del gigante asiático, en un contexto de guerra comercial entre Pekín y Washington.
Este excedente, cuya magnitud exaspera a la administración Trump, subió un 18,7 por ciento respecto a agosto de 2017, y aumentó de forma importante en relación al nivel de julio (28.100 millones de dólares), según las cifras publicadas ayer por la administración china de aduanas.
Este aumento se explica en parte por el crecimiento de 13 por ciento de las exportaciones chinas hacia Estados Unidos, hasta situarse a 44.400 millones de dólares, a pesar de que los nuevos aranceles impuestos por Estados Unidos entraron en vigor en julio y fueron incrementados en agosto.
Al mismo tiempo, las importaciones de bienes estadounidenses se mantuvieron en agosto casi estables, en un año, a unos 13.000 millones de dólares.
Estos nuevos datos probablemente no frenarán la escalada comercial ni apaciguarán la cólera del presidente estadounidense Donald Trump, muy crítico ante los desequilibrios existentes en los intercambios comerciales de ambas potencias.
“Soy duro con China porque debo serlo” se justificó Trump el viernes. “Se llevan 500.000 millones de dólares cada año” añadió, en alusión a las importaciones estadounidenses procedentes de China (505.000 millones de dólares en 2017).
China, a la que la Casa Blanca acusa de “prácticas desleales” y “robo de la propiedad intelectual”, importa casi cuatro veces menos bienes estadounidenses que los que exporta para Estados Unidos.
Para presionar a Pekín y forzarlo a reducir su excedente, Washington impuso entre julio y agosto tasas aduaneras de 25% sobre mercancías chinas de un valor de 50.000 millones de dólares. (AFP)