Un joven sobrevivió 49 días a la deriva en el medio del mar

Aldi Novel Adilang es un joven indonesio de 19 años. Sobrevivió 49 días a la deriva en alta mar en una trampa flotante para peces en la que trabajaba cuando los fuertes vientos rompieron las amarras y lo enviaron mar adentro.

Según el diario El País, lo rescató un barco carguero cuando se encontraba a más de 2 mil kilómetros de distancia del lugar, en aguas de Guam, y lo dejó en Japón, informan fuentes oficiales. Durante su odisea, tuvo que lidiar con la soledad, el hambre, la sed y el miedo. El diplomático Fajar Firdaus, del consulado de Indonesia en Osaka (Japón), confirmó que Aldi se encuentra en buen estado de salud y que ha vuelto con su familia.

El propio joven confesó que creyó que “iba a morir ahí fuera”. En un momento dado, contempló la posibilidad de suicidarse arrojándose al agua, pero recordó que sus padres siempre le aconsejaban rezar en los momentos de angustia. Aldi tenía uno de los trabajos más solitarios y duros que existen en el mundo: guardián de la lámpara en una plataforma flotante de madera para capturar peces, conocida localmente como rompong. El chico vivía en la plataforma, que dispone de una pequeña cabaña y de un walkie-talkie, y se encargaba del mantenimiento de la iluminación dispuesta como cebo para atraer la pesca.

El pasado 14 de julio, el fuerte oleaje rompió el cabo que sujetaba la estructura, que carece de motor o remos, y los fuertes vientos la empujaron hacia el norte. La plataforma se movía a la deriva, pero el joven náufrago tenía una radio que alimentaba con energía solar y con la que intentó contactar con barcos con los que se cruzó.