Un multimillonario mató 58 personas en Estados Unidos

MASACRE EN UN RECITAL

Un hombre armado protagonizó en Las Vegas el peor ataque en la historia de Estados Unidos, cuando disparó de manera indiscriminada contra miles de personas que participaban de un festival de música en Las Vegas y causó al menos 58 muertos y 515 heridos, según la policía local.
Según determinó la investigación, Stephen Paddock, de 64 años, el contador sin hijos y divorciado hace 30 años al que la policía identificó como autor del ataque, abrió fuego desde el hotel Mandalay Bay, ubicado muy cerca de The Trip, el predio donde se desarrollaba el show.
En una primera conferencia de prensa, el jefe de la Policía Metropolitana, Joe Lombardo, informó que “a través de la investigación logró determinarse que los disparos procedían del piso 32 del Mandalay Bay, así que los agentes acudieron, se enfrentaron al sospechoso en ese lugar y actualmente está muerto”.
La matanza se inició el domingo noche, poco después de las 22.00, en momentos en los que miles de asistentes presenciaban el cierre del festival de música “Route 91 Harvest”.
El grupo yihadista Estado Islámico (EI) la reivindicó luego como propia por medio de la agencia de noticias Amaq. Poco después, sin embargo, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) descartó cualquier vínculo de ningún grupo terrorista extranjero con el tiroteo ocurrido.
“No existe ningún vínculo conocido entre el tirador y ningún grupo extranjero conocido”, señaló un portavoz del FBI durante una rueda de prensa celebrada en la ciudad.
La definición del FBI confirmó lo adelantado antes por Lombardo, cuando aclaró que “en este momento no sabemos cuáles eran sus creencias”.

Trump.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó el tiroteo como un “acto de pura maldad”, en una declaración de prensa que distribuyó la Casa Blanca en la que aseguró que “estamos unidos hoy en nuestra tristeza, conmoción y luto”.
El mandatario informó además que después del viaje que tiene previsto hacer hoy a Puerto Rico se dirigirá a Las Vegas el miércoles “para reunirme con las fuerzas de seguridad, los profesionales que respondieron al ataque, y los familiares de las víctimas”.
Trump ordenó, además, que la bandera estadounidense ondee a media asta durante cuatro días en todos los edificios federales del país y las embajadas estadounidenses en el extranjero.
Antes, la ex candidata presidencial Hillary Clinton había resaltado la necesidad de “hacer frente a la Asociación Nacional del Rifle” (NRA, por sus siglas en inglés), dejar la política de lado y “trabajar juntos para intentar impedir que esto suceda de nuevo”.

Tirador.
La policía había informado además que en la vivienda del autor de la matanza, en Mesquite, se hallaron numerosas armas de fuego y municiones, informó la agencia de noticias ANSA.
Pese a ello, Eric Paddock, hermano del tirador, aseguró a la prensa desde la puerta de su casa en Florida que la familia nunca sospechó nada y que las autoridades “no encontrarán secretos en su pasado”.
En los videos difundidos en las redes sociales por los asistentes al show, puede verse que la balacera comenzó cuando estaba tocando Jason Aldean, quien se retiró corriendo del escenario cuando comenzaban las corridas del público para alejarse del lugar.
Los registros mostraron también como sonaban de manera casi ininterrumpidas las ráfagas de un arma automática o semiautomática en medio de las estampidas de los asistentes.
En una comunicación posterior, se supo que al verse acorralado por un comando de los grupos de elite de la policía (SWAT, por su sigla en ingles) que llegó a la habitación desde la que disparaba, Paddock se suicidó.
La información oficial indica que el atacante se había registrado en el hotel el 28 de septiembre y que en la habitación se encontraron unas 10 armas de fuego. (Télam)