Un nuevo tiroteo desató el terror en EE.UU.

En un episodio aún confuso, dos personas murieron y al menos 15 resultaron heridas ayer en un tiroteo en el estacionamiento de un boliche de Fort Myers, en el suroeste de Florida, después de la medianoche, tras una fiesta de chicos de 12 a 17 años, a sólo horas del comienzo de la Convención Nacional Demócrata en el noreste del país.
El capitán de la Policía de Fort Myers, Jim Mulligan, informó horas después que “no se trató de un acto de terrorismo” e identificó a las dos víctimas fatales como Sean Archilles, de 14 años, y Stefan Strawder, de 18, según una conferencia de prensa, citada por la cadena de noticias CNN.
Previamente el boliche, Club Blu, indicó que el tiroteo comenzó en el estacionamiento del predio cuando los “padres de los chicos que habían ido a la fiesta, de edades entre 12 y 17 años”, llegaban a recogerlos para llevarlos de vuelta a casa, según un comunicado publicado en su página de Facebook.
La empresa descartó que algunos de los adolescentes que estuvieron en la fiesta hayan sido el o los autores de los disparos

Víctimas.
Una de las víctimas fatales falleció en el Hospital General de la zona, en donde también fueron internados 16 jóvenes, entre ellos dos en terapia, uno en estado grave y el otro crítico, según informó Cherly Garn, el vocero del sistema de salud del condado, al canal de televisión WINK News.

Detenidos.
En tanto, un vocero del Departamento de Policía de Fort Myers, una localidad de unos 69.000 habitantes, explicó a la prensa que tres personas fueron detenidas y que aún continúan “buscando a otras que podrían estar involucradas”.
Aunque la Policía no informó si fueron uno o más los tiradores, por las marcas colocadas por los agentes en el estacionamiento y los testimonios de algunos vecinos, los medios locales pudieron constatar que al menos 30 balas fueron disparadas.
Este nuevo tiroteo revivió entre muchos estadounidenses los recuerdos de la masacre cometida por un hombre de 29 años en un boliche gay en el centro de Orlando hace poco más de un mes. Fue el peor tiroteo y uno de los peores atentados de la historia reciente de Estados Unidos con 49 muertos.
Además, el tiroteo en el estacionamiento del boliche de Fort Myers coincidió con la víspera de la apertura de la Convención Nacional Republicana en la ciudad de Filadelfia, en el noreste del país. (Télam)

Compartir