Un policía muerto y opositores atrincherados

TOMA DE REHENES EN ARMENIA

Un policía armenio murió ayer por disparos de opositores armados atrincherados en una comisaría de la capital Ereván, en una toma de rehenes que se prolonga desde hace dos semanas, salpicada de protestas que han dejado decenas de heridos.
El grupo armado, que tomó la comisaría el 17 de julio, se identifica con el partido Parlamento Constituyente y estaría integrado por una treintena de hombres, exige la liberación de su líder político, el opositor y veterano de guerra Zhirair Sefilian, y la dimisión del presidente armenio, Serge Sargsian.
Sefilian, veterano de la guerra por el control del enclave de Nagorno Karabaj, fue detenido el 20 de junio por tenencia ilegal de armas y explosivos, está acusado de querer ocupar edificios gubernamentales y centros de telecomunicaciones en Ereván, algo que sus seguidores niegan y acusan a las autoridades de persecución.
La tensión aumentó fuertemente tras los violentos enfrentamientos que siguieron a una manifestación de apoyo al grupo armado el viernes por la noche y que dejaron 73 heridos (entre ellos varios periodistas) y más de 165 personas fueron detenidas, según la cadena BBC.
Dos de los heridos se encuentran en estado grave, uno con quemaduras y otro con problemas en los ojos, informó la portavoz del Ministerio de Sanidad armenio, Anait Aitayán, citada por la agencia EFE.
“Todas las posibilidades razonables de resolución pacífica (de la crisis) se han agotado”, constataron los servicios de seguridad armenios en un comunicado.

Ultimátum.
Después de que expirara el ultimátum, se oyeron varios disparos aislados antes de que volviese la calma.
“Un francotirador abrió fuego desde la comisaría y mató a un policía que estaba dentro de un coche estacionado a 350-400 metros de allí”, anunció el portavoz de la policía Achot Aharonian en la red social Facebook.
La policía reprimió a la muchedumbre con granadas aturdidoras y disparos de balas de goma.
Cerca de dos semanas después del inicio de la crisis, las fuerzas del orden de la ex república soviética justificaron su intención de lanzar el asalto por los altercados que se produjeron en la noche del viernes en una manifestación de apoyo a los atacantes.
La embajada de Estados Unidos en Ereván se mostró “profundamente preocupada por las imágenes chocantes y las informaciones creíbles” recibidas sobre “un uso excesivo de la fuerza por parte de policía”, y llamó “firmemente a todas las partes a trabajar sinceramente en vista de una resolución pacífica de la situación”.

Rehenes.
Trece días después de que se hicieran con el control de la comisaría, los secuestradores parecen haberse ganado a muchos armenios pese a que mantienen como rehenes a dos médicos y una enfermera, que acudieron en su ayuda en una ambulancia para atender a varios asaltantes heridos.
Tras asaltar y hacerse con el control de la comisaría -acción en la que murió un policía- los hombres armados liberaron poco a poco a todos sus rehenes, hasta tomar hace cuatro días al equipo de la ambulancia.
Pese a los enfrentamientos, unos 800 manifestantes se reunieron nuevamente esta noche en la plaza de la Libertad, en el centro de la ciudad. (Télam)

Compartir