Una fianza de 150 mil euros

PRESIDENTA DEL PARLAMENTO CATALAN EVITARIA LA CARCEL

La justicia de España impuso a la titular del Parlamento de Cataluña, Carmen Forcadell, una fianza de 150.000 euros para evitar la cárcel, acusada por la Fiscalía por rebelión y sedición por su rol en la fallida declaración de independencia de la región.
El juez Pablo Llarena le dio una semana de plazo a Forcadell para que abone la fianza, la más alta de las dispuestas para las principales figuras de la región, pero por cuestiones horarias ese pago se complicaba, lo que hacía especular a medios españoles con que la ex jefa del parlamento pasaría la noche presa.
Varios integrantes de la mesa directiva del Parlamento catalán declararon ante el Tribunal Supremo por su papel en la declaración de independencia aprobada por la cámara autonómica el 27 de octubre, y anulada por el Tribunal Constitucional.
Otros cuatro diputados regionales -Lluís Corominas, Lluís Guinó, Anna Simó y Ramona Barrufewt- para los que la Fiscalía pedía también prisión, el magistrado decidió fianzas de 25.000 euros, informó la agencia de noticias EFE.
En todos ellos la acusación veía responsabilidad en la tramitación de la declaración de independencia ilegal. El sexto acusado, Joan Josep Nuet, quedó en libertad porque demostró que había votado en contra de la iniciativa independentista.
La petición de la Fiscalía y el pronunciamiento del Tribunal Supremo llegaron después de varias horas de interrogatorio a Forcadell y a otros seis antiguos integrantes de la mesa del Parlamento catalán, disuelto ese mismo día por el gobierno español para restablecer la legalidad constitucional.

Rebelión.
El delito de rebelión, el más grave por el que se investiga a los parlamentarios tras la denuncia de la Fiscalía, conlleva hasta 30 años de cárcel, según el Código Penal español.
Los acusados debieron responder al interrogatorio del juez instructor y los fiscales, a diferencia de los ex miembros del gobierno catalán depuesto, que fueron enviados a prisión sin fianza la semana pasada por decisión de una jueza de la Audiencia Nacional, luego de que no respondieran más que a sus abogados.

Papel clave.
La Fiscalía le atribuyó a Forcadell un papel clave en el plan secesionista de Cataluña, lo que parece haber el disparador de la sanción más dura.
Otros medios, además, dejaron entrever que la medida también tiene que ver con que la dirigente mantiene una muy buena imagen en el electorado.
La dirigente independentista aseguró ante Llanera que acata la aplicación del artículo 155 de la Constitución, por medio del cual el gobierno español intervino Cataluña, destituyó al gobierno regional y disolvió el parlamento con un llamado de elecciones para el 21 de diciembre, según fuentes judiciales citadas por la prensa española.
Además, sostuvo que la declaración de independencia del parlamento catalán del 27 de octubre tuvo un carácter “simbólico” y, por lo tanto, no tiene efectos vinculantes, mientras insistió en que si permitió que se tramitaran las leyes de secesión fue sólo con la voluntad de “promover el debate”.

Control.
Según argumentó Forcadell, su cargo no le permite controlar todo lo que ocurre en el Parlamento, al tiempo que desvinculó sus decisiones de las manifestaciones y disturbios que tuvieron lugar en Cataluña en torno al proceso de secesión.
Forcadell y los demás imputados llegaron al tribunal entre muestras de apoyo de diputados independentistas y de la izquierda catalana. (Télam)