Una nueva ronda de paz en La Habana

REUNION ENTRE EL GOBIERNO DE COLOMBIA Y LAS FARC PARA AVANZAR EN OPERATIVO DE DESMINADO

El Gobierno de Colombia y las FARC iniciaron ayer en La Habana la primera reunión técnica para avanzar en el acuerdo de desminado alcanzado por sus equipos de paz el sábado 7 de marzo y definir por dónde comenzarán la limpieza.
Una delegación técnica del Gobierno, compuesta en su mayoría por altos mandos militares, viajó el viernes a Cuba para reunirse con los negociadores de las FARC, en conversaciones que van en paralelo a la mesa de gestiones de paz que las partes sostienen desde noviembre de 2012 en La Habana.
Desde el anuncio del entendimiento, es la primera vez que las partes se sientan para definir la hoja de ruta de su implementación, un proceso que deberá comenzar en seis semanas, según anunció el martes el ministro del Postconflicto de Colombia, general Óscar Naranjo.
Ayer el grupo técnico del Gobierno de Juan Manuel Santos se dejó ver ante la prensa durante la llegada de los negociadores al Palacio de Convenciones de La Habana, sede permanente de los diálogos de paz colombianos, pero, como es costumbre, no habló con la prensa.
La comitiva está integrada por el director de Acción Contra Minas de la presidencia, general Rafael Colón; el delegado del ministerio de Defensa y Fuerzas Militares para el desminado, brigadier general Néstor Robinson; el comandante del Batallón de Desminado Humanitario (Bides), coronel Willington Benítez, y la asesora Marisol Peñaloza.

Agenda.
Fuentes del equipo gubernamental no precisaron si la reunión se prolongará por varios días, aunque adelantaron que la agenda incluye temas ya establecidos en el acuerdo conjunto, como la definición de sitios y las “formas y especificidades” de la participación de las partes.

Acuerdo de desminado.
El histórico acuerdo de desminado de tierras entre el Gobierno colombiano y las FARC fue dado a conocer en La Habana al cierre del anterior ciclo 33 de negociaciones, y se considera un paso fundamental para disminuir la intensidad del conflicto, reparar a las víctimas y avanzar hacia el término del proceso de paz.
La medida pretende erradicar los explosivos sembrados en diferentes zonas de Colombia a lo largo de más de 50 años de conflicto armado, y será implementada bajo la coordinación de Noruega (país garante del proceso de paz junto con Cuba), mediante la organización Ayuda Popular Noruega (APN).
Los integrantes de Bides serán los encargados de ejecutar la limpieza de tierras, mientras los miembros de la guerrilla participarán “sin uniforme, armas y previa suspensión temporal de las órdenes de captura” para brindar información requerida y facilitar las tareas.
El martes se abrió el ciclo 34 de las negociaciones que, además del intercambio sobre desminado, acogerá una nueva reunión de la subcomisión de fin del conflicto, una instancia con representantes de ambas partes que adelanta propuestas sobre el fin de las hostilidades, la entrega de armas y desmovilización de la guerrilla.
La agenda rectora del proceso de paz colombiano se centra actualmente en el tema de las víctimas y su reparación, logrados ya acuerdos parciales en los puntos de tierras, participación política y drogas ilícitas. (Télam)