“Una solución constitucional”

VENEZUELA: LA OPOSICION PRETENDE CAMBIAR AL GOBIERNO

La Mesa de la Unidad Democrática que reúne a la oposición en Venezuela definirá antes de julio próximo en el seno de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral), en el que tendrá mayoría a partir de enero, “una solución constitucional para el cambio de gobierno” de Nicolás Maduro, anunció uno de sus principales dirigentes.
La coalición opositora se propone “procurar dentro del lapso de seis meses subsiguientes a la toma de posesión de la nueva AN una solución constitucional, democrática, pacífica y electoral para el cambio del gobierno”, afirmó Henry Ramos Allup en un artículo publicado ayer en el diario Nuevo País.
Ramos Allup, de 72 años, es secretario general del tradicional partido socialdemócrata Acción Democrática y uno de los más firmes candidatos a presidir la AN a partir del 5 de enero próximo.
El objetivo forma parte de los “acuerdos suscriptos y ratificados por todos quienes integramos” la MUD y esos pactos “se mantienen vigentes e incólumes, y vamos a honrarlos”, subrayó Ramos Allup.
El dirigente explicó que de ese modo salía al paso de “comentarios insidiosos” según los cuales la MUD alberga a “grupos antagónicos”.
Pese a la afirmación de Ramos Allup, diferencias dentro de la coalición se hicieron evidentes en más de una oportunidad, sobre todo a partir de la muerte del presidente Hugo Chávez a comienzos de 2013.

Dos posturas.
En la coalición, que reúne a 28 partidos, desde marxistas a liberales, coexisten básicamente dos corrientes: una, mayoritaria, que es partidaria de procurar el fin del chavismo con absoluto apego a las normas constitucionales, y la otra, más pequeña pero por momentos más notoria, que postula “la salida” del gobierno como objetivo prioritario.
Esa diferencia quedó de manifiesto a comienzos de 2014, cuando el grupo minoritario liderado por Leopoldo López, Antonio Ledezma y María Corina Machado promovió protestas cotidianas que se extendieron entre febrero y junio, y en cuyo contexto se registraron disturbios que dejaron 43 muertos, 873 heridos y cerca de 200 denuncias de violaciones de derechos humanos, según datos oficiales.
Como consecuencia de esos hechos, el gobierno encarceló a cerca de 80 opositores -entre ellos, López y Ledesma- y destituyó a Machado como diputada.

Encuestas.
Mientras tanto, dos encuestas privadas divulgadas ayer revelaron que más de 60 por ciento de los venezolanos desea que cambie el gobierno del país, ya sea a través del relevo de Maduro o de una modificación sustantiva de la política económica.
De acuerdo con el sondeo de la firma Datincorp, 62 por ciento opina que “hace falta cambiar de gobierno para que se solucionen los problemas del país”.
En tanto, según el trabajo de Venebarómetro, a 82,9 por ciento le “gustaría” un “cambio en la conducción del país”, aunque solo 47,5 por ciento se manifestó partidario de que Maduro “saliera inmediatamente de la presidencia” y 24,7 por ciento prefiere que “se mantuviera en el poder pero cambiara el modelo económico”.
Asimismo, según Datincorp, 74 por ciento cree que la situación del país es “mala” o “pésima” y 56 por ciento, que los venezolanos “perderán la paciencia” ante “la inseguridad, la inflación y la escasez de productos de primera necesidad”.
Al mismo tiempo, 75 por ciento evalúa negativamente la gestión de Maduro y solo 24 por ciento la aprueba.
Entre las prioridades de la próxima AN, 31 por ciento opinó que debe reformar las leyes económicas; 21 por ciento, convocar a un referendo revocatorio del mandato de Maduro, y 18 por ciento, ordenar la libertad de los cerca de 80 opositores presos. (Télam)