Uruguay despidió a Batlle

El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, despidió ayer en un homenaje oficial en el Palacio Legislativo al ex mandatario Jorge Battle (2000-2005), quien falleció el lunes a la noche luego de haber sufrido una caída durante un mitin político en la norteña ciudad de Tacuarembó, que le provocó un traumatismo craneal.
Toda la dirigencia política del país, más allá de pertenencias partidarias, se reunió ayer para homenajear la figura del último representante de la dinastía política más importante del Uruguay del siglo XX, quien habría cumplido 89 años.
Los restos de Batlle fueron sepultados en Montevideo, donde la despedida quedó a cargo de Luis Hierro López, quien fue su vicepresidente.
Vázquez -que recibió la banda presidencial de Batlle en la inauguración de su primer mandato, en 2005- describió a su predecesor como “un político importantísimo e influyente para Uruguay”.
El fallecimiento del veterano líder colorado también originó palabras de reconocimiento de gobiernos y dirigentes de la región, en especial de la Argentina y Brasil.
La de Batlle fue la última administración de los llamados “partidos tradicionales”, Blanco y Colorado, ya que con el primer gobierno de Vázquez se inauguró la seguidilla de administraciones propuestas por el Frente Amplio (FA).
Justamente otro que recordó con admiración a su adversario político fue José “Pepe” Mujica, segundo presidente por el FA.
“Se nos va la imagen de un luchador. Hay gente que cree que la política es una profesión. Pero para algunos, entre los que estaba Jorge Batlle, la política es una pasión”, dijo Mujica.
Admitió que con Batlle se peleó “muchísimo, toda la vida”, y acotó: “si tuviéramos dos vidas seguiríamos peleando, pero sin odio”.
“Nadie elige cómo muere” y Batlle “cayó militando y esto es un símbolo: me gustaría irme en forma parecida”, enfatizó el ex mandatario, citado por DPA.
El gobierno argentino lamentó el fallecimiento de Batlle, a quien definió como “un verdadero defensor de la democracia” y de los “valores republicanos” en América Latina. (Télam)

Compartir