Vaticano considera exagerado el veto francés al burkini

"SI NO SE ACEPTA SE LESIONA EL PRINCIPIO DE LIBERTAD"

El canciller de la Pontificia Academia de Ciencias del Vaticano, el argentino Marcelo Sánchez Sorondo, calificó como “exagerada” la medida que limita el uso del burkini en algunas playas de Francia.
“No veo por qué las mujeres musulmanas deban vestirse como las occidentales”, consideró Sánchez Sorondo, colaborador del Papa Francisco, en una entrevista que publicó ayer el diario La Repubblica.
“Yo sé lo que piensa Francisco, y es obvio. Pero es mejor si no lo digo”, agregó dando a entender que el Pontífice comparte la postura.
“La de Alfano es una buena posición. Si no se acepta el burkini se lesiona el principio de libertad”, agregó el religioso argentino, en referencia a la postura del ministro del interior italiano, Angelino Alfano, quien defendió la libertad de elección en las playas del país, mientras en la vecina Francia se extienda día a día la prohibición de utilizar burkini, veto que ya alcanza a una docena de localidades balnearias del sureste del país galo.
“Si uno va al mar completamente vestido no tengo nada que decir al contrario. No se trata de un hecho religioso o ideológico. La posición francesa es exagerada. Entiendo, sobretodo a Niza, con todo lo que pasó después la tragedia. Pero estas cosas hacen falta discutirlas. El resultado es que quieren volver otras realidades homogéneas a su cultura”, criticó.

“Vivir juntos”.
En esa línea se manifestó esta semana el presidente de la Conferencia Episcopal Italiana Nuncio Palatino: “Tenemos que aprender a vivir juntos, y esto también significa conocimiento de los símbolos de otras culturas, y aceptarlos si no afecten negativamente a los requisitos de seguridad. El miedo a la ropa musulmana me parece instrumental”.
“Esta guerra contra los símbolos es algo en lo que es difícil de entender plenamente a Francia”, añadió en declaraciones al diario Corriere Della Sera.
“Nosotros somos severos haciendo controles, arrestos y expulsiones. Pero quien usa burkini no viola le ley”, aseguró, por su parte, el ministro del Interior Alfano, en declaraciones a la radio RTL, sobre el traje de baño enterizo que cubre cabeza y cuerpo y que es utilizado por las mujeres musulmanas.
“Nuestra brújula fue siempre el sentido común. No hacemos provocaciones que pueden atraer reacciones violentas”, prosiguió el ministro encargado de la seguridad del país luego de que el primer ministro francés, Manuel Valls, defendiera el miércoles la prohibición dispuesta por una docena de municipios del sur del país.
“Hasta ahora Italia ha sido un país seguro también porque la comunidad nacional no ha tenido comportamientos que hagan hecho pensar en una crisis de rechazo a los musulmanes”, enfatizó Alfano.

Países anglosajones.
La prohibición del burkini en algunas playas francesas ha desatado una ola de críticas en los países anglosajones, convencidos de que la exclusión de prendas de connotaciones religiosas es un freno a la integración.
“Absurdidad francesa”, lanzó el editorialista David Aaronovitch en el diario The Times, por considerarlo propio de “mentes retorcidas” y foco de más problemas.
Cruzarse en el Reino Unido con una mujer con velo integral en algunas ciudades o barrios poblados por muchos musulmanes es bastante común y no desencadena polémica.
La mayor parte de los medios de comunicación británicos dedicaron reportajes al escándalo en Francia. La BBC recabó testimonios muy críticos de musulmanas. (Télam y AFP-NA)

Compartir