Venezuela: Incertidumbre en el Mercosur

El Mercosur no había confirmado oficialmente hasta anoche si se hará o no la reunión en la que el bloque definirá si recorta, aplaza o suspende la potestad de Venezuela para ejercer la presidencia pro témpore, una situación ya vivida durante la crisis de Argentina en 2001 y esta vez determinada por el deterioro democrático del país caribeño, su controvertida condición de miembro pleno y la prioridad de la región de consolidar negociaciones con la Unión Europea y otros mercados.
Los representantes de los cuatro estados fundadores intentan desde el lunes encontrar una solución lo menos traumática posible para el traspaso de las presidencia pro témpore del bloque, hoy ejercida por Uruguay y que, por norma, le corresponde a Venezuela en el segundo semestre.
El inminente liderazgo de la agenda semestral en manos de Venezuela generó nuevos roces en el bloque, que viene erosionando hace varios años su potencial comercial y su nivel de integración, y que busca ahora mejorar su posición en los mercados externos.
El canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, había dicho el lunes en Montevideo que mañana se retomarían las conversaciones junto a sus pares de Argentina, Brasil y Paraguay, pero hoy sus voceros señalaron que el encuentro no estaba decidido, una incertidumbre que se relaciona con la necesidad de consultas en cada gobierno.
Paraguay, que había solicitado meses atrás aplicar a Venezuela la cláusula democrática del Protocolo de Ushuaia, pugna ahora por saltear el orden rotativo de la presidencia pro témpore para evitar el comando del país caribeño, sumido en una crisis política de incierta definición y arreciado por denuncias de violaciones a los derechos humanos.
“La presidencia pro témpore le corresponde a Venezuela, así como asumió la responsabilidad de la presidencia pro tempore de Unasur. Estos cambios son rotaciones establecidas en los distintos estatutos y como tal hay que ajustarlas y respetarlas”, había advertido la canciller argentina Susana Malcorra hace más de un mes. (Télam)

Compartir