Inicio El Mundo Venezuela rompió relaciones diplomáticas con Estados Unidos

Venezuela rompió relaciones diplomáticas con Estados Unidos

«He decidido romper relaciones diplomáticas y políticas con el gobierno imperialista de los Estados Unidos», anunció el presidente bolivariano Nicolás Maduro desde el Palacio de Miraflores frente a una multitud de seguidores en un día cruzado por las movilizaciones a favor y en contra del Gobierno, que fue aprovechado por el opositor Juan Guaidó para proclamarse «presidente encargado» en consonancia con la Casa Blanca y los países integrantes del Grupo Lima que salieron simultáneamente a respaldarlo, entre ellos, el presidente Mauricio Macri.
«¡Ni golpismo ni intervencionismo en Venezuela!», exclamó Maduro al volver a denunciar a la Casa Blanca de dar un «golpe de Estado» y repetir el intento de 2002 contra Hugo Chávez. El presidente venezolano solicitó el respaldo de la ciudadanía y las Fuerzas Armadas para sostener su mandato y exigió al resto de los países «no entrometerse en los asuntos internos». Además, dejó abierta la posibilidad de que el Poder Judicial avance sobre la proclamación de Guaidó.
Ante las miles de personas que se reunieron frente al balcón del Palacio Miraflores, Maduro firmó la nota diplomática en la que ordena los diplomáticos norteamericanos a retirarse del país en 72 horas para sellar la ruptura de las relaciones. «El Gobierno imperialista de Estados Unidos dirige una operación para imponer, a través de un golpe de Estado, un gobierno títere a sus intereses», denunció presidente bolivariano que calificó la estrategia internacional para reconocer al diputado de Voluntad Popular como «presidente encargado» como una «insensatez» y «una gravísima irresponsabilidad de la política extremista de Donald Trump para dividir a Venezuela tratar de destruir sus vías democráticas».
«¡Fuera! Se van de Venezuela. Basta de intervencionismo. Aquí hay dignidad, aquí hay pueblo dispuesto a defender esta tierra», arengó Maduro y reivindicó las elecciones del 20 de mayo de 2018 -«solo el pueblo pone, solo el pueblo quita»- en la que fue reelegido como presidente, que son desconocidas por la comunidad internacional alineada a Estados Unidos por la negativa de la oposición de participar y la ausencia de organismos internacionales de control. «Dicen que soy un dictador», apuntó Maduro y les respondió a sus detractores: «Yo no me formé en la Escuela de las Américas, donde prepararon a los dictadores. Me formé a los barrios de Caracas, en las asambleas de trabajadores, en la asamblea constituyente.»
Respecto de la proclamación de Guaidó, el mandatario bolivariano la minimizó sin apuntar particularmente sobre el diputado de Voluntad Popular y presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, y señaló que, en todo caso, «será tarea de la Justicia». Precisamente, el pasado 10 de enero, Maduro tuvo que asumir su nuevo cargo presidencial ante el Tribunal Supremo de Justicia por no ser reconocido por la Asamblea en manos de la oposición, el mismo Parlamento que el Gobierno y el máximo tribunal también desconocen desde 2016.
Frente a la ola de reconocimientos que recibió Guaidó por parte de la Casa Blanca, la Organización de Estados Americanos (OEA) y los países alineados en el Grupo de Lima, entre ellos Argentina, Maduro recibió el rápido respaldo de México y Bolivia; y desde el balcón de Miraflores hizo una particular mención al llamado del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. También salió a respaldarlo el ruso Vladimir Putin.

Apoyo a Guaidó.
Argentina, Estados Unidos, Canadá y varios países de la región reconocieron al titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como «presidente» de Venezuela, poco después de que el dirigente se autoproclamara desde las calles de Caracas.
Desde Bruselas, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, puso de relieve el «mandato democrático» de Guaidó, y sostuvo que, «a diferencia de Maduro, la Asamblea parlamentaria tiene un mandato democrático de los ciudadanos venezolanos».
El primero en reconocer a Guaidó fue el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a través de la cuenta de Twitter de la Casa Blanca. «Instamos a otros gobiernos occidentales a reconocer al presidente de la Asamblea Nacional Guaidó como el presidente interino de Venezuela y trabajaremos de manera constructiva con ellos para apoyar los esfuerzos para restaurar la legitimidad constitucional», dijo el mandatario.
La Presidencia de Colombia difundió a través de sus redes sociales una rueda de prensa improvisada en Davos en la que los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro; de Colombia, Iván Duque; de Ecuador, Lenín Moreno; y de Costa Rica, Carlos Alvarado; y la vicepresidenta de Perú, Mercedes Aráoz; y la canciller de Canadá, Chrystia Freeland, reconocieron a Guaidó como el «presidente de Venezuela».
Desde Chile, en tanto, el presidente Sebastián Piñera, también apoyó a Guaidó.
Finalmente, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA, el uruguayo Luis Almagro, felicitó a Guiadó como nuevo «presidente encargado de Venezuela» y aseguró en Twitter: «Tiene todo nuestro reconocimiento para impulsar el retorno del país a la democracia». (Pagina12.com y Télam)

Tensa jornada de protestas
Miles de personas participaron el miércoles en Venezuela en masivas movilizaciones convocadas por la oposición contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Las manifestaciones se convocaron a propósito de la conmemoración del 61º aniversario del 23 de enero de 1958, cuando se produjo el derrocamiento del general Marcos Pérez Jiménez, líder del último gobierno militar que tuvo Venezuela.
Además, la movilización buscó mostrar respaldo a la propuesta del presidente de la opositora Asamblea Nacional, Juan Guaidó, de impulsar el establecimiento de un gobierno de transición que convoque a nuevas elecciones.
Las marchas se celebraron en decenas de ciudades alrededor del país y tuvieron una asistencia masiva como no se veía desde la ola de protestas antigubernamentales de 2017.
Según informó el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, un joven de 16 años perdió la vida en Caracas en la noche del martes por una herida causada con arma de fuego mientras participaba en una manifestación convocada en una zona de clase trabajadora en Caracas.
Por su parte, la policía informó de la muerte de otras tres personas durante unos intentos de saqueos en Ciudad Bolívar, en el sureste del país.

Apoyo a Maduro.
El oficialismo venezolano también organizó manifestaciones con motivo del 23 de enero pero, según explicó Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente y considerado el número dos del chavismo, su objetivo es «defender la Revolución Bolivariana y al presidente de la República, Nicolás Maduro».
En su discurso, Cabello llamó a la unidad de los chavistas y señaló que el liderazgo de la oposición tiene «fecha de vencimiento» y le quedan 11 meses, en una aparente referencia al hecho de que los partidos de oposición se rotan la presidencia de la Asamblea Nacional, por lo que en enero de 2020, Guaidó debería entregarla a otro parlamentario.
Cabello convocó a los militantes del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) a congregarse en torno al Palacio de Miraflores. «Ahí los esperamos», dijo en tono desafiante a la oposición.
En referencia a Estados Unidos, el dirigente oficialista afirmó que era posible que los poderes imperiales logren entrar en Venezuela «lo que no está claro es cómo van a salir» y puso como ejemplo a seguir el de Cuba, donde no ha habido cambio de gobierno pese a su abierto enfrentamiento con Washington. (BBC.com)

Macri brindó apoyo
En una estrategia consensuada entre todos los países que integran el Grupo Lima, el gobierno argentino de Mauricio Macri reconoció ayer como presidente interino de Venezuela a Juan Guaidó, titular de la Asamblea Nacional del país caribeño.
«Quiero expresar mi apoyo a la decisión del Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, reconociéndolo como Presidente Encargado de ese país», sostuvo Macri en un mensaje publicado en su cuenta personal de la red social Twitter.
El jefe de Estado argentino se expresó en estos términos en momentos en que se produjeron manifestaciones a favor y en contra del mandatario venezolano Nicolás Maduro en el país caribeño, en una jornada de extrema tensión en la que Guaidó se declaró presidente interino -de transición- de Venezuela.
«Confiamos, como los demás países del Grupo de Lima, que la decisión de la Asamblea y de su Presidente conduzca al restablecimiento de la democracia a través de elecciones libres y transparentes, con plena vigencia de la Constitución y la participación de líderes de la oposición», dijo Macri.
Y agregó: «Argentina apoyará todos los esfuerzos de reconstrucción de la democracia venezolana y el restablecimiento de las condiciones de vida dignas para todos sus ciudadanos».
A su vez, la Cancillería emitió un comunicado en el que ratificó que el gobierno argentino «reconoce al diputado Juan Guaidó como Presidente Encargado de Venezuela», y agregó que continuará apoyando «el pleno respeto de los derechos humanos y la recuperación de las condiciones de vida dignas para el pueblo venezolano». (AFP)