Venezuela, sin presidencia

EL MERCOSUR PODRIA SUSPENDER AL PAIS CARIBEÑO

Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay asumieron ayer la conducción del Mercosur hasta diciembre próximo y dejaron sin la presidencia pro témpore a Venezuela, que quedó bajo la amenaza de una suspensión como miembro del bloque sudamericano.
Los cuatro países fundadores del bloque emitieron una declaración en ambiguo lenguaje diplomático en la que acordaron que desde ahora y hasta fin de año definirán en conjunto “los cursos de acción y adoptarán las decisiones necesarias en materia económica y comercial” del grupo, a la vez que coordinarán “las negociaciones externas con terceros países y grupos de países”.
El párrafo le otorga a las cuatro naciones las facultades inherentes a la presidencia pro témpore del Mecosur, que en este semestre del año le correspondía a Venezuela.
El canciller de Brasil, José Serra, se encargó más tarde de traducir al llano la letra del acuerdo al que llegaron los fundadores del Mercosur.
“La declaración establece que la presidencia del Mercosur en este semestre no pasará a Venezuela”, sino que “será ejercida por medio de la coordinación entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, que podrán definir los cursos de acción” del bloque, escribió Serra en Twitter.
En Asunción, el viceministro para Asuntos Económicos y de Integración de Paraguay, Rigoberto Gauto, aclaró que “no hay interés de expulsar a Venezuela del Mercosur” y que por eso se ha concedido una prórroga al país caribeño para que adapte su normativa nacional a las exigencias jurídicas del bloque.

Comunicado.
La aclaración alude al texto del pronunciamiento del bloque en el sentido de que Venezuela contará con tiempo hasta el 1 de diciembre para adaptar sus normativas.
“La persistencia del incumplimiento a partir de la fecha señalada importará el cese del ejercicio de los derechos inherentes a la condición de estado parte del Mercosur”, completa el pronunciamiento.
La decisión de los fundadores, que se asienta en los incumplimientos que se le atribuyen a Caracas de compromisos asumidos en el tratado de adhesión al bloque, estuvo precedida por declaraciones de los gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay sobre supuestas violaciones a los derechos humanos, detención de dirigentes políticos opositores y baja calidad de la democracia por las que se responsabilizó a Venezuela.
El gobierno de Nicolás Maduro rechazó de inmediato el acuerdo de sus socios y denunció que se pretende destruir al Mercosur con “artimañas antijurídicas”, lo cual es un “reflejo de la intolerancia política y desesperación de burócratas”.
“En Mercosur, las decisiones se adoptan por consenso y respetando las normas de funcionamiento”, advirtió la canciller venezolana, Delcy Rodríguez.

Papa.
Maduro también reveló que el papa Francisco expresó su apoyo al diálogo político en el país a través de una carta que le entregó al secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, con quien el mandatario caribeño se reunió en Caracas.
“Samper me entregó una carta del papa Francisco y yo le agradezco al sumo pontífice los conceptos que me ha expresado en esa comunicación, en la que se compromete con los diálogos de paz convocados por mí”, comentó el gobernante.
Durante su programa semanal de televisión, Maduro agradeció al Papa por “por sus bendiciones” e indicó que Samper se encuentra en Venezuela para pasar revista a la iniciativa de diálogo.
En ese sentido, reiteró que hace días “se dieron importantes conversaciones de diálogo aquí en Venezuela” de las que estaba al tanto la comisión de mediadores internacionales encabezada por el ex presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, citó Efe. (Télam)

Compartir