Vida bajo las ruinas

Los equipos de socorro rescataron ayer a más de 60 supervivientes que permanecían aun bajo los escombros de los edificios destruidos por obra del terremoto que azotó el suroeste de China el pasado 12 de mayo. Entre los rescatados, 56 de ellos fueron socorridos en Yingxiu, epicentro del sismo que el lunes devastó la provincia de Sichuan. En Yingxiu, durante el día, fue liberado un hombre, tras haber pasado 124 horas bajo las ruinas y otras seis personas fueron asistidas en otras regiones, como en el distrito de Beichuan, las ciudades de Shifang y de Dujiangyan, cerca de 120 horas después del temblor.
Una mujer de 61 años fue socorrida ayer por la noche en Dujiangyan, luego de 127 de horror bajo los escombros, por una cuadrilla de auxilio ruso, lo que supone el primer rescate de un equipo extranjero.

Excepcionales
En la misma localidad, Zhang Xiaoping, de 46 años, también salió con vida de a pesar de las 129 horas que padeció bajo las ruinas de un edificio residencial, pero los médicos que aclararon “Su vida sigue en peligro”, no pudieron evitar amputarle ambas piernas. Otros dos hombres, en Beichaun, pudieron salvar sus vidas milagrosamente, luego de ser liberados de bloques de hormigón.
En la ciudad de Deyang, donde las autoridades temen un balance de 20.000 muertos, una mujer y un hombre, fueron socorridos tras permanecer días sepultados. Estos rescates son excepcionales puesto que las posibilidades de sobrevivir después de 72 horas de la catástrofe son muy raras, según especialistas. Autoridades chinas estiman que las cifras de víctimas fatales podrían ascender a 50 mil (AFP-NA)
.