miércoles, 23 octubre 2019
Inicio El Mundo VIH: por segunda vez en la historia se logró curar a una...

VIH: por segunda vez en la historia se logró curar a una persona del virus

Existe un tratamiento efectivo para controlar la infección de VIH y existe un método que ayuda a prevenir el contagio: PrEP. Los científicos lograron que una persona, identificada únicamente como «el paciente de Londres», superase la infección de VIH.

Es un éxito que llega después de 12 años de haber buscado repetir, sin lograrlo, el caso que en su momento se difundió como el del «paciente de Berlín»: alguien que logró vivir sin medicación luego de que su sistema inmunológico impidiera por sí mismo la reproducción del virus.

El nuevo estudio, que se publica en Nature, describe el caso como «una remisión de largo plazo». Sin embargo, los expertos hablan de cura, con la advertencia de que es difícil definir la palabra por ahora, ya que el logro requiere más comprobaciones.

«Al obtener la remisión en un segundo paciente utilizando un enfoque similar, hemos mostrado que el paciente de Berlín no era una anomalía, y que en verdad fue el enfoque terapéutico lo que eliminó el VIH en estas dos personas», dijo Ravindra Gupta, autor principal del nuevo trabajo. El investigador es profesor del Departamento de Infección y Sistema Inmunológico del University College de Londres.

En el hallazgo participaron también la Universidad de Cambridge, el Imperial College de Londres e instituciones de España, Holanda y Singapur.

Hace más de una década Timothy Ray Brown fue la primera persona funcionalmente curada de la infección y pudo dejar de tomar las medicinas anti retrovirales. Había recibido una ronda intensiva de quimioterapia y radiación, además de dos trasplantes de médula.

El paciente de Londres no recibe drogas contra el VIH desde septiembre de 2017, según el nuevo estudio: es decir que su remisión ha sido prolongada, de un año y medio. Además de la infección que mina el sistema inmunológico, sufría el linfoma de Hodgkin. En su caso, recibió un trasplante de células madre de médula ósea resistentes al virus. Provenían de un donante que tenía un error en el gen CCR5. Uno de los dos trasplante de médula que había recibido Brown, precisamente, tenía genes CCR5 fallidos.