Washington ordena cierre de consulado

El “círculo vicioso” de las sanciones y represalias continúa entre Estados Unidos y Rusia, cuyas relaciones están en su punto más bajo: Washington ordenó ayer el cierre del consulado ruso en San Francisco y Moscú denunció el hecho como una escalada.
Rusia tiene tiempo hasta el sábado para cerrar su consulado general en San Francisco, así como un anexo de su cancillería en Washington y otro anexo de su consulado en Nueva York, ambos dedicados a asuntos comerciales, anunció el departamento de Estado.
Esta decisión, que responde a la reciente orden de Moscú de reducir drásticamente el personal de las representaciones diplomáticas estadounidenses en Rusia, fue adoptada “en el espíritu de paridad invocado por los rusos”, aseguró el departamento de Estado, que espera por tanto que no acarree “nuevas represalias”.
Aunque la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca auguraba una mejora de las relaciones entre las dos potencias, éstas no han dejado de deteriorarse sobre el fondo de acusaciones de injerencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 y por sospechas de colusión entre el equipo de campaña del millonario republicano y Moscú.
En respuesta a las nuevas sanciones económicas decididas por el Congreso estadounidense y promulgadas a regañadientes por Trump, el presidente ruso Vladimir Putin ordenó a finales de julio la reducción del personal que trabaja en la embajada y los consulados estadounidenses en Rusia.
Un total de 755 diplomáticos y funcionarios, rusos y estadounidenses, tenían de plazo hasta el viernes para dejar sus funciones.
La presencia diplomática estadounidense en Rusia quedo reducida a 455 personas, al mismo nivel de la representación rusa en Estados Unidos.
El departamento de Estado hizo saber en el día de ayer que la disminución de personal había sido “llevada a cabo completamente”. (AFP-NA)