Con 19 años perdió la vista pero eso no le impidió perseguir sus sueños

Yohana Funari perdió la vista a los 19 años, tras una meningitis. Es la segunda temporada que trabaja en la cocina de un restaurante de Monte Hermoso. Este empleo le permite solventar sus estudios universitarios como Comunicadora Social en en la UNISAL de Bahía Blanca. 

La falta de visión no fue un impedimento para seguir adelante. Yanina trabaja como cocinera en Monte Hermoso, durante la temporada de verano, lo que le permite generar un ahorro para cursar con tranquilidad sus estudios durante el año, según cuenta La Nueva.

“Con más de 12 años de experiencia en el rubro, limpia las verduras bajo el agua hasta dejarlas impecables, las escurre, rebana prolijamente, pica, corta, pela y prepara en forma de guarniciones”.

La mamá de Yohana también era cocinera, y fue la que le enseñó los gajes del oficio. La joven de 25 años, agradece a su madre todo lo aprendido.

“Me siento muy cómoda en la cocina. En mi casa también lo hago. Es algo que se me da fácil”, contó a La Nueva. Asimismo afirma que como perdió la visión hace apenas 6 años, su memoria está fresca y le brinda un mayor sentido de la orientación y tener un vasto manejo de las herramientas culinarias.

“Necesitaba dinero para empezar la carrera y este trabajo fue un regalito de Dios. Me ofrecieron ver qué pasaba conmigo en la cocina y dije que sí. Me gusta trabajar y soy responsable así que encaré”, comentó Yohana.

“Yo veo con las manos. Para mí fue un desafío y creo que lo superé”, opinó la joven, y deja al descubierto un gran ejemplo de superación.

(Foto: La Nueva)