A las cenizas ahora se sumo una intensa nevada en la región

Los pobladores del noroeste de Chubut que soportaron densas capas de cenizas del volcán Chaitén vieron aliviada esta situación en los últimos días a causa de las precipitaciones, pero estas derivaron ayer en problemas por la acumulación de nieve en las rutas, en tanto que estaba latente un alerta meteorológico que agravaría esta situación.
El inicio de las lluvias la semana última eliminó en gran medida la ceniza en suspensión y trajo alivio a los pobladores del noroeste chubutense y del sur de Río Negro, especialmente Esquel y otras localidades cercanas, que habían sido las más afectadas por el volcán Chaitén. La ceniza se mezcló con agua y formó una pasta que perjudicó al ganado, complicando su alimentación, pero permitió una más rápida remoción del material volcánico de las casas.
Esta situación obligó a la faena de 120 mil vacunos, de un total de 1.800.000 cabezas que se encuentran en peligro, ya que las pasturas se mezclaron con ceniza volcánica y nieve generando una pasta no apta para los animales.

Aislada.
La ciudad de Esquel se encuentra prácticamente aislada a raíz de la intensa nevada que se registró en la zona noroeste de Chubut. En menos de seis horas la precipitación media alcanzó a acumular en el casco urbano de Esquel cerca de 25 centímetros de nieve mientras que en las zonas más altas de la ciudad se registraba de 30 a 40 centímetros de copos blancos acumulados. A raíz de este fenómeno climático se derrumbaron árboles, se cayeron postes de luz, y las ramas de los árboles quedaron sobre las veredas aplastadas por el peso de la nieve.
Además las repentinas y fuertes nevadas de las últimas horas causaron el corte de rutas, informó en un comunicado el gobernador de Chubut, Mario Das Neves. “Hay mucha nieve acumulada, estamos hablando en algunos casos con casi 50 centímetros”, dijo Das Neves que además afirmó que en esa zona están trabajando máquinas para despejar los caminos principales. El mandatario señaló que las nevadas “son propias de la época del año”, pero advirtió que “aparecieron de golpe en las últimas 24 horas”.

Cortadas.
Un informe oficial indicó que las rutas cortadas por la nieve en el oeste provincial eran la nacional 40, en el tramo entre Esquel y Tecka; esta última localidad y Gobernador Costa; y
esta y Sarmiento. Asimismo, la nieve acumulada impedía el paso en la ruta 25 entre Tecka y Paso de Indios; la provincial 17 entre Trevelin y Corcovado; esta misma ruta entre Corcovado y Tecka, la provincial 19 entre Río Pico y el empalme de la ruta 40; la misma 19 entre Río Pico y Atilio Viglione; la provincial 44 entre Lago Vintter y Corcovado; la provincial 44 entre Corcovado y Carrenleufú; y la provincial 63 desde José de San Martín y El Molle, siempre en el oeste provincial.
Ya fuera de la zona más afectada por las cenizas estaba interrumpido el paso en la ruta nacional 3 en el tramo Trelew-Comodoro Rivadavia y la nacional 26 entre esta última ciudad y Sarmiento, en el centro-sur provincial.

Pronóstico.
Esta situación podría agravarse en las próximas horas, ya que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) lanzó un alerta ayer por la tarde por “precipitaciones persistentes”, que abarcaba a la zona cordillerana de Chubut, de Río Negro, de Neuquén, de Mendoza y Santa Cruz.
En el área de cobertura ya se estaban produciendo lluvias en el sector este y central, mientras en el oeste había nevadas, algunas de las cuales eran “localmente intensas y están acompañadas en la zona cordillerana por vientos intensos del sector oeste”, señaló el parte oficial.
La situación climática mejoraría en forma temporaria hoy por la tarde, pero por la noche “un nuevo sistema de baja presión se aproximará a esta región provocando nuevamente precipitaciones en forma de lluvias y nevadas”, agregó. En el área de cobertura la situación mejoraría recién el jueves próximo, indicó el SMN. (DyN y Télam)