Abogados, en el jardín

ASESINATO EN EL COUNTRY MARTINDALE

Los abogados civiles que concurrieron a la casa del country Martindale del partido bonaerense de Pilar para garantizar el retiro de bienes por parte de Claudia Schaefer, no presenciaron el inicio del ataque del que fue víctima de su esposo, Gustavo Fernando Farré, detenido por haberla asesinado a puñaladas, informaron ayer fuentes judiciales.
Las fuentes dijeron que los abogados de las partes, cuyas identidades no fueron reveladas, se encontraban en el jardín cuando comenzaron a escuchar los gritos de la madre de Farré antes de que rompiera los vidrios de una ventana de la residencia.
El letrado del estudio Cárdenas que representaba a Schaefer (44) declaró ayer que se asomó por esa ventana que daba a un vestidor y confirmó que Farré (52) había atacado a su esposa, por lo que salió corriendo y llamó a la línea de emergencias 911 para pedir auxilio.
Este abogado le explicó ayer a la fiscal Carolina Carballido, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Delitos Conexos a la Violencia de Género de Pilar, a cargo de la investigación de este femicidio, que él no advirtió en ese momento que el ataque había sido cometido con cuchillos.
Además de este profesional, ayer prestaron declaración testimonial el propietario del estudio para el que trabaja, y Sandra Schaefer, hermana de la víctima, quien se hizo cargo de los hijos de ésta.
En tanto, la otra abogada, que pertenece al estudio Gallegos y que patrocinaba a Farré, se fue a Europa el mismo día del hecho y sin bien ya formalizó una declaración en una comisaría, la ampliará en sede judicial cuando regrese del viaje.
Las fuentes precisaron que la fiscal Carballido no le tomará declaración a la madre de Farré, quien presenció la mayor parte del suceso, ya que el Código Procesal le impide declarar en contra de su hijo. (Télam)