Abuelas investiga denuncia

Abuelas de Plaza de Mayo recibió en 2010 una denuncia sobre un empresario de Olavarría que habría entregado un bebé a una pareja de puesteros de la zona durante la dictadura cívico militar, y que con la aparición de Guido Montoya Carlotto, podría permitir acelerar el proceso judicial abierto por la apropiación del nieto de Estela de Carlotto.
Según consignó Alan Iud, abogado de la institución al portal de noticias Infojus, el denunciante identificó a Carlos Francisco Aguilar -empresario fallecido en marzo vinculado a las fuerzas armadas y a la iglesia- como posible entregador de un bebé al que no identificó, pero que podría tratarse Guido Montoya Carlotto, nacido en 1976 durante el cautiverio de su madre, Laura Carlotto, a un matrimonio del campo Los Aguilares.
Como lo hace con todas las denuncias que recibe por sospechas de apropiación, el equipo de abogados de Abuelas comenzó una línea de investigación que fue remitida a la jueza María Servini de Cubría para incorporar a la causa por la apropiación del hijo de Laura Carlotto y Walmir Oscar Montoya.

Investigación.
Si bien el abogado aclaró que el denunciante no indicó que podría tratarse de Guido, la aparición del nieto de Estela de Carlotto podría acelerar la investigación judicial iniciada en 1992 a instancias de Abuelas de Plaza de Mayo.
En ese marco, y con el testimonio del nieto restituído, los abogados esperan que la justicia establezca dónde se realizó el parto, la cadena de complicidades civiles como el médico que asistió a Laura, el nombre del funcionario que firmó la partida de nacimiento y los nexos entre los represores del centro clandestino de detención La Cacha y el empresario señalado.
La restitución de Guido Montoya Carlotto, que fue anotado bajo el nombre de Ignacio Hurban, fue conocida el 5 de agosto, con el informe del Banco Nacional de Datos Genético que confirmó con un 99,9% de certeza que es hijo de Laura y Walmir.

La Cacha.
Por su parte, el abogado de Abuelas de Plaza de Mayo, Emanuel Novelli, pidió al Tribunal Oral Federal 1 de La Plata que se incorpore en el juicio por delitos cometidos en La Cacha, la ficha de ADN que determinó que Ignacio Hurban es el hijo de Laura Carlotto y Wilmer Montoya.
El letrado hizo el pedido al reanudarse ayer las audiencias del juicio que se sigue en La Plata a 21 represores acusados de delitos de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención conocido como La Cacha, donde estuvo detenida Laura Carlotto.
Novelli aclaró que si bien el nuevo nieto restituido “no es víctima en este juicio” solicitó a los jueces que se incorpore la ficha de ADN que determinó que el músico Ignacio Hurban (Guido Carlotto) es el hijo de Laura Carlotto y Wilmer Montoya y la partida de nacimiento con la cual vivió todo este tiempo. (Télam)
Durante la audiencia de hoy, la querella de Justicia Ya pidió también al Tribunal que amplíe la acusación contra 17 de los represores juzgados por delitos sexuales cometidos principalmente contra las mujeres detenidas en ese centro clandestino durante la última dictadura.
La querella les imputó los delitos de tentativa de violación agravada en los casos de Berta Itzcovic y Stella maris Bojorge y abuso deshonesto agravado en forma reiterada con las más de 100 víctimas que estuvieron detenidas en La cacha.

“Gracias por su lucha”
El papa Francisco agradeció la “lucha” de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, en una carta de puño y letra que le envió días atrás por la recuperación de su nieto Guido Montoya Carlotto.
“Gracias señora por su lucha. Me alegro de corazón y pido al Señor que le retribuya tanto tesón y trabajo”, dice la misiva, que lleva la fecha del 7 de agosto.
“Sé que es una alegría para la abuela que ha recorrido un largo camino de sufrimiento. Un sufrimiento que no la paralizó sino que la sostuvo”, comienza la carta.