Acuerdo del Bicentenario “no tiene fecha de vencimiento”

El ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Aníbal Fernández, negó ayer que el acuerdo por el Bicentenario que impulsa el Gobierno haya fracasado y aclaró que la iniciativa “no tiene fecha de vencimiento como una botella de leche”. De esa manera, Fernández salió al cruce de quienes dan por terminado ese entendimiento que la Presidenta quería anunciar el próximo 25 de mayo, en coincidencia con la fecha patria y para utilizar ese marco como un virtual relanzamiento de su gobierno. “No (fracasó). La presidenta (Cristina Fernández) ya lo explicó durante la campaña en el Congreso y eso no tiene una fecha de vencimiento como una botella de leche. Esto tiene un plazo que tiene que ver con la intención y la vocación de la gente”, explicó el ministro.
Al hablar durante un acto en el Colegio Público de Abogados de la Capital, Fernández sostuvo que “la vocación de los argentinos es producir una propuesta de corto, mediano y largo plazo que garantice separar temas que son de Estado respecto de otros temas que pueden ser fruto de discusiones o de matices, y no puede fracasar nunca eso”, según dijo. En tal sentido, confió que “en algún momento nos pondremos de acuerdo y trataremos los grandes rasgos de una Argentina que lo merece”.

Domingo.
Lo concreto es que, aunque la jefa del Estado aspiraba anunciar el Acuerdo del Bicentenario el domingo 25, las entidades invitadas por el gobierno a participar pusieron reparos en expresar su apoyo si el campo no forma parte del entendimiento. Ya pasaron por el despacho presidencial la Unión Industrial (UIA), la Asociación de Bancos (ADEBA) y las Cámaras de la Construcción y del Comercio.
El titular de la UIA, Juan Carlos Lascurain fue el primero en revelar, cuando se retiraba de la Casa de Gobierno luego de entrevistarse con Cristina Fernández, que ante la ausencia del sector rural el Acuerdo no podría firmarse el 25 de mayo. A su turno, Carlos de la Vega de la Cámara de la Construcción afirmó que la presidenta había “coincidido” con esa entidad en que es necesario que el campo participe del acuerdo.
En una de las pocas referencias a ese entendimiento que hizo en los últimos días, la jefa del Estado estimó ayer que el pacto debe incluir “un plan de inversión en infraestructura” que no
finalice cuando cambie el gobierno de turno. En realidad, el espíritu que la administración actual intenta dar al acuerdo y que está en el borrador que se pone a consideración de las entidades invitadas a participar, es incluir una seria de puntos vitales que deben transformarse en políticas de Estado no modificables con los cambios de gobierno. (DyN)