Acuerdo del Bicentenario todavía no tiene fecha

El titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Juan Carlos Lascurain, afirmó ayer, tras ser recibido por la presidenta Cristina Kirchner, que el Acuerdo del Bicentenario, que impulsa el Gobierno “todavía no está terminado” y que su lanzamiento “aún no tiene fecha”. “Todavía estamos trabajando en los elementos que va a contener el acuerdo, que todavía no está terminado y no tiene fecha y analizamos las herramientas que nosotros entendemos que deben existir en el acuerdo”, añadió Lascurain.
La Presidenta recibió durante dos horas, en la Sala de Situación del Gobierno, a la cúpula de la UIA junto con el ministro de Economía, Carlos Fernández, y el secretario de Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini. Por la central fabril, participaron los empresarios José Ignacio de Mendiguren, Eduardo Massuh, Héctor Méndez, Daniel Funes de Rioja y Federico Nicholson, entre otros.
Luego del encuentro, el presidente de la UIA señaló que la central empresaria planteó a los funcionarios del gobierno que el acuerdo “debería contener la creación de un consejo económico social parecido al que existe en España y México”. Lascurain señaló que plantea también al gobierno que en el marco del acuerdo se considere “la creación de un banco de inversiones de apoyo a la producción”.

Conflicto.
Los líderes fabriles también plantearon modificaciones al proyecto, con media sanción del Congreso, de reinversión de utilidades, destinada a las pequeñas y medianas empresas. El encuentro se desarrolló mientras que en el Congreso se llevaba a cabo el acto de los productores rurales con los partidos de la oposición. Los empresarios también le expresaron su deseo de que el conflicto con el campo quede superado en lo inmediato.
Por la mañana, De Mendiguren había advertido que el paro del campo “afecta a la industria”, por lo que reclamó que el Gobierno llegue “a un acuerdo cuanto antes” con los ruralistas. “Nuestra voluntad es que cuanto antes se pueda encontrar un cauce para que finalice el lock-out del campo”, sostuvo de Mendiguren. Para el industrial, “el problema de fondo es absolutamente solucionable. Si bien el campo tiene algunos problemas la situación actual es mucho mejor que en 2002: el Gobierno tiene recursos, hay demanda internacional, y creemos que se puede llegar a un acuerdo”. Sobre las retenciones, De Mendiguren manifestó: “me da la impresión que es un problema de formas, y que en la última reunión (entre el Gobierno y la dirigencia agropecuaria) hubo una voluntad de empezar a solucionar”. (NA)