Advertencia de la CGT a empresarios

SEGUN EL MINISTRO DE TRABAJO, GREMIOS ACEPTAN QUE SE OTORGUEN BONOS EN "CUOTAS"

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, aseguró ayer que los sindicalistas “fueron compresivos” ante la situación de algunas empresas que no pueden afrontar el pago del bono de fin de año, por lo que aceptaron que el sector privado lo haga “en dos o tres cuotas”, mientras la CGT advirtió que si no hay abono, habrá “problemas” con los gremios.
Triaca insistió en que el pago del plus para estatales provinciales y municipales “va a depender de las posibilidades de cada jurisdicción”, en tanto el abono a los nacionales “lo está analizando el Ministerio de Modernización”.
El sindicalista Juan Carlos Schmid, uno de los tres secretarios generales de la CGT, advirtió que los empresarios que ignoren el acuerdo cerrado para la entrega de un bono extraordinario de 2 mil pesos “tendrán problema con los sindicatos”. Además, aseguró que los gremios van a “insistir para que se paren los despidos y las suspensiones”, por lo que no descartó la posibilidad de exigir al Gobierno la firma de un acta acuerdo con el sector empresario.

Sector privado.
Tras el acuerdo con sindicalistas y empresarios para que el bono se extienda al sector privado, Triaca sostuvo que “los empresarios son conscientes que durante la primera parte del año la
inflación fue superior que la esperada y la segunda parte fue la que esperábamos”, por lo que remarcó que “en esa compensación, estamos poniendo todos el mismo esfuerzo”.
Triaca destacó el pago del plus de mil pesos a jubilados que cobren la mínima y a beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y afirmó que “es un esfuerzo fiscal muy significativo”
para el Gobierno, además de “una ayuda para el mes de diciembre que a ser muy valorada”.
En cuanto a la situación de las empresas que advirtieron que no están en condiciones de pagar el bono, enfatizó que “los sindicalistas fueron comprensivos y dijeron que aquellos que no lo puedan afrontar en un solo pago lo puedan pagar en dos o tres pagos”.
“Creemos que el bono termina de resolver el problema de las diferencias de la compensación del poder adquisitivo de 2016 y arrancamos el 2017 mirando la inflación de 2017 y no mirando el arrastre”, sentenció.

UIA.
Desde el empresariado, el dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA) Daniel Funes de Rioja ratificó que hay que analizar “sector por sector” la posibilidad de otorgar un bono extraordinario de fin de año con un piso de 2 mil pesos.
“Hay predisposición para buscar defender el empleo y el ingreso, pero para defender el empleo e ingreso hay que defender la producción”, sostuvo el empresario.
Funes de Rioja indicó que “hay que ver no sólo si se quiere” otorgar el bono “sino también si se puede”.

Barrios de Pie.
En tanto, el coordinador nacional de Barrios de Pie, Daniel Menéndez, sostuvo que la organización reclama al Gobierno un bono para cada beneficiario de la AUH y advirtió que la agrupación establecía un “diálogo” con hipermercados para conseguir mercadería gratis para fin de año.

Economistas.
Aún con el bono de fin de año, a los salarios medios o bajos les irá peor este año que a los sueldos alcanzados por el impuesto a las Ganancias, según economistas de la Fundación Mediterránea.
Marcelo Capello y Vanessa Toselli del instituto Ieral consideraron que “entre los trabajadores situados en la formalidad hay 8,5 millones de personas cuyas retribuciones no alcanzan a ser gravadas por el impuesto a las ganancias, pero muchos de ellos tampoco están en condiciones de acceder a la tarifa social”. (Télam y NA)

Compartir