“Al final saldrá la verdad”

CESAR MILANI AFIRMO QUE ESTA "ORGULLOSO" DE SU VIDA

El ex jefe del Ejército César Milani afirmó que está “orgulloso” de su vida, que no tiene “miedo” de que la justicia disponga que vaya preso y reafirmó su voluntad de afiliarse “prontamente” al peronismo, al abordar diferentes temas en una entrevista publicada ayer.
“No, qué voy a tener miedo. Estoy orgulloso de toda mi vida. ¿Cómo voy a tener miedo de que un juez me cite por estas denuncias, que son mentiras? No le tengo miedo a nada. La Justicia va a determinar mi inocencia en todos los casos”, respondió Milani a una de las preguntas de la nota con el diario La Capital de Rosario.
Al ser consultado por su vínculo con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, respondió que tuvo “muy pocas reuniones” con ella y dijo que a partir de que le ofreció el cargo la jefa de Estado le dio los “recursos” que se requerían para que los soldados dejasen de estar “mal vestidos y mal comidos”.
“Usted me dice que yo era militante, pero hubo otros jefes del Ejército antes que yo”, respondió a la puntual pregunta si en su paso por el gobierno kirchnerista fue un “militar militante”.

“Saldrá la verdad”.
Sobre el seguimiento que viene haciéndole la justicia, Milani enfatizó que “al final del camino saldrá la verdad” y dijo que las denuncias que le apuntan se dan “después de 45 años en el Ejército” porque “molestó mucho a los poderes financieros, a los grandes multimedios que el jefe de la fuerza haya tenido capacidad de liderazgo y de intentar cambiar a la institución”.
“Se me acusa de represor, de enriquecimiento ilícito, de hacer inteligencia interna. Al final del camino saldrá la verdad.”, sentenció el teniente general.

Indagatoria.
Milani sostuvo que la citación a indagatoria en La Rioja por secuestro y torturas a los Olivera, padre e hijo, y a Verónica Matta en 1977 “es parte del hostigamiento” al que alude.
Y se defiende: “No estuve en el lugar de los hechos en el momento en que se me acusa, tengo prueba documental. Esto está en los legajos personales y se presentaron al Congreso de la Nación cada vez que hubo un ascenso, son instrumentos públicos. Los subtenientes no participábamos de los procedimientos y mucho menos los comandábamos. De 15 oficiales subalternos que había en La Rioja no hay nadie procesado o investigado, salvo yo. Y eso es porque fui jefe del Ejército, de lo contrario no tendría imputación”.
Alberto Ledo.
En cuanto al caso por la desaparición del conscripto Alberto Ledo, respondió que “era un acta meramente administrativa, hice decenas de actas de deserción”, cuando fue consultado específicamente y agregó: “Venían y me decían que tenía que firmar por orden del jefe de compañía que el soldado faltó de tal día a tal día, qué elementos se llevó, y eso pasaba a un archivo. Muchas veces se localizaba al desertor o muchas otras se presentaba voluntariamente. Algunos nunca se presentaban y a los 5 años prescribía”.
Remarcó que el acta de Ledo en cuestión” es una fotocopia no autenticada, donde aparece una firma que no tiene nada que ver con la mía actualmente”.
“No recuerdo haber firmado eso, pero si eventualmente yo la hubiera firmado, que no lo descarto, es a 40 kilómetros del lugar donde ocurrieron los hechos y 13 días después de lo que llevó el encargado de compañía”, apuntó.
El ex jefe castrense reiteró que “no” conocía a Ledo y recordó que eso consta en el expediente del caso, por lo que le llama “la atención que los periodistas no vayan a Tucumán y pidan el expediente”.
“El soldado Ledo estaba en una compañía de Servicios con 800 soldados, yo estaba en la de Construcciones. Ledo nunca estuve ni cerca mío. En algún momento se dijo que Ledo era asistente mío. Juro por lo que más quiero que eso no es verdad”, subrayó. (Télam)

Compartir