AL GOBIERNO

PERSICO NEGO QUE MOVIMIENTOS SOCIALES BUSQUEN "DESESTABILIZAR"

“Van a profundizar las protestas”
El jefe del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, descartó ayer que las agrupaciones sociales busquen “desestabilizar” al Gobierno, pero advirtió que no van a “dejar la calle” y que las protestas “van a ir profundizándose”.
“Hay que decirle a la ministra (de Seguridad, Patricia Bullrich), ‘la calle es nuestra y no la vamos a dejar’. Los movimiento populares vamos a seguir movilizándonos. Esto se va a ir profundizando”, remarcó.
Sin embargo, el dirigente social aclaró que “no” quieren “desestabilizar ningún proceso político” porque, argumentó, “cuando se desestabiliza un proceso los sectores de capital aprovechan para hacer más transferencia” de recursos.
En declaraciones a radio 10, Pérsico afirmó que “hay que institucionalizar la lucha social porque esa es la mejor forma de no ser parte de una política que desestabilice un proceso”.

Situación económica.
En cuanto a la situación económica y social del país, el líder del Movimiento Evita evaluó que “estamos en una situación muy difícil” porque “primero se perdió la changa por expectativa del ajuste, después vino el ajuste, después vino la inflación, ahora la inflación y la recesión, después el tarifazo, y todo expresa un deterioro social”.
“Si no estabilizan el país, la cosa va a ir empeorando cada vez más”, advirtió el dirigente social, quien reclamó “medidas concretas de ayuda para apagar el incendio, pero también un cambio profundo de políticas para que los humildes no sufran esta trasferencia de recursos”.
Pérsico cuestionó que “el liberalismo siempre destruye el empleo y destruye la organización del trabajo y después va al barrio y dice ‘acá faltan mejores políticas sociales'”.
También reprochó que “la única política económica que se le ocurre” al Gobierno “es maximizar ganancias porque de esa manera creen que va a llover plata a los sectores populares”.

Comedores.
El secretario general del Movimiento Evita afirmó en las últimas semanas que la movilización que realizaron los movimientos sociales tiene como fin reclamar a los diputados una ley de emergencia social que “establezca un salario social garantizado”, y admitió que la reapertura de 600 comedores en el conurbano bonaerense “es la mayor derrota para la sociedad”.
“Veníamos laburando por los derechos del trabajo y hoy estamos peleando contra el hambre de vuelta”, lamentó el dirigente.
En diálogo con radio Diez, Pérsico explicó que el reclamo de las organizaciones a los diputados por un salario social garantizado prevé que “todos los planes sociales se sinteticen en uno nacional” que equivalga al “50% del salario mínimo vital y móvil”.
Asimismo, remarcó que la situación en los barrios comenzó con un proceso donde “primero se nota la pérdida de la changa por el ajuste que hacen los trabajadores”, a lo que se suma “la inflación que se come todos los recursos”.
“Ahora estamos en un proceso de mano de obra muy calificada que quiere ocupar el lugar de la changa en los barrios, sobre todo en la construcción y en la aparición de negocios que cierran”, reveló Pérsico.
“Que abramos de nuevo los comedores en donde teníamos talleres o locales Fines (planes de estudio para adultos) es la mayor vergüenza para nosotros como organización y la mayor derrota como sociedad”, señaló. (DyN)