Alasino negó haber cobrado una coima

El ex senador justicialista Augusto Alasino negó ayer haber cobrado coima para aprobar la ley de Reforma Laboral en abril del 2000 y aseguró que con la denuncia anónima de que hubo sobornos “buscaban demolerlo a De la Rúa”.
“Buscaban demolerlo pero en lo que era intachable, decir que era deshonesto”, aseguró el entonces jefe de la bancada peronista al declarar ayer ante el Tribunal Oral Federal 3, acusado junto a sus colegas Ricardo Branda, Alberto Tell y Remo Constanzo de cobrar 4,3 millones de pesos por el voto que dijo haber dado “por convicción” de que era “una norma magistral”.
En cambio, acusó al arrepentido secretario parlamentario Mario Pontaquarto de “mentiroso” y de “libretista de la película” reflotada a partir de su autoincriminación en diciembre del 2003 y acusó al entonces jefe de gabinete, Alberto Fernández, de haber organizado una “conspiración para armar la causa”.
“De algún lado estaba armada, de la SIDE, del jefe de Gabinete”, dijo el ex senador por Entre Ríos, quien también dijo que el juez federal, Daniel Rafecas, que envió a juicio a ocho los acusados, “formó parte” de la maniobra.
“Nosotros no cobramos, no precisábamos cobrar porque ganábamos muy bien, todos los diputados y senadores ganábamos muy bien, teníamos excelentes sueldos además de pasajes, plus por desarraigo , podíamos pasar gastos extraordinarios”, argumentó.
También arrancó risas en el público al sostener que del ex presidente “sí se podía decir que era distraído y hasta la gente cree aún hoy que en una de esas no se dio cuenta de qué salió la plata”.
Durante horas, el ex senador entrerriano repartió acusaciones, empezando por las primeras denuncias periodísticas del caso en abril del 2000 “uno de los periodistas serios, voy a decir las iniciales: Morales Solá”.
Tambien acusó a la editorial Capital Intelectual, propietaria de la revista TxT donde se publicó la “confesión del arrepentido” de estar ligada al gobierno a través del abogado de Pontaquarto, Hugo Wortman Jofre.
“El Gobierno lo mandó a Rafecas a ese juzgado”, porque “tenía causas de corrupción y de derechos humanos, como el Primer Cuerpo del Ejército, y la de Viñas Blancas”. (Télam)