Inicio El Pais Alberto Fernández no le pedirá más plata al Fondo

Alberto Fernández no le pedirá más plata al Fondo

NO TOMARA EL SALDO DE 11.000 MILLONES DEL CREDITO ACORDADO POR MACRI

Argentina rechazará los desembolsos previstos en el programa pactado con el Fondo Monetario Internacional. La definición la ofreció el presidente electo Alberto Fernández el martes por la tarde durante una entrevista radial: «¿Si tenés un problema porque estás muy endeudado, creés que la solución es seguir endeudándose?». No es la solución», expresó el mandatario al precisar que «una de las primeras reglas que tenemos que tener es dejar de pedir dinero».
El acuerdo alcanzado por el gobierno de Mauricio Macri con el FMI prevé un crédito por unos 56.700 millones de dólares de los cuales el organismo multilateral ya transfirió 44.149 millones de dólares. A dos semanas para asumir, Fernández reiteró la fórmula que utilizó durante la conversación que mantuvo con la titular del Fondo, Kristalina Georgieva, cuando le anticipó que presentará un plan para retomar el sendero del crecimiento económico sin profundizar en el ajuste.
El recorte del gasto es una exigencia que el FMI impone a todos los países con programas de financiamiento en marcha. Cortar ese canal de financiamiento mejora las perspectivas para la renegociación con el principal acreedor individual del país. «Necesitamos reactivar la economía para poder pagar y resolver el problema de la deuda con sensatez», destacó Fernández.
«No sé si va a venir el dinero (que resta) del acuerdo, un acuerdo que dice que le van a mandar a Argentina casi 57 mil millones de dólares y le han dado hasta acá 45 mil millones, quedan 11 mil millones. ¿Tengo un problemón y voy a pedir 11 mil millones más? Yo quiero dejar de pedir y que me dejen pagar», expresó Fernández en conversación con Radio con vos.
Los recursos que restan ingresar son levemente superiores a los señalados por el mandatario electo durante la entrevista: alrededor de 12.400 millones de dólares. Resta un desembolso por 5.400 millones de dólares que estaba congelado desde mediados de septiembre y los siete tramos de 1.000 que, según el diseño acordado entre el FMI y el gobierno saliente, iban a transferirse durante el próximo gobierno.
«Intento ser una persona seria, una persona que dice que va a hacer algo y sabés que lo va a cumplir. No quiero firmar acuerdos que no voy a cumplir, esos acuerdos los firmó Macri y no cumplió ninguno. Yo voy a firmar uno y lo voy a cumplir. La primera regla para cumplir es decir ‘no me presten más plata y déjenme desarrollarme para poder pagarles'», expresó Fernández que comenzó así a ofrecer detalles sobre el proceso de renegociación de los pasivos heredados del gobierno saliente.
«Discutamos cuánto tiempo necesito, pero no me des más plata. Porque es querer calmar la borrachera tomando más vino. No quiero agrandar el problema, quiero resolverlo, pero con sensatez», aseguró el presidente electo.
El FMI devino en el principal acreedor individual del país y, por eso, la renegociación de la abultada deuda con el organismo constituye un punto de partida para el próximo gobierno. Los lineamientos ofrecidos por Fernández sobre las conversaciones bilaterales que comenzaron la semana pasada durante una llamada telefónica con Georgieva apuntan a limitar la injerencia del Fondo sobre el diseño de la política económica. Argentina seguirá siendo el principal acreedor pero, al menos, no inflará la dimensión de sus obligaciones con ese prestamista.

Embajador de EE.UU.
El presidente electo se reunió por la tarde con el embajador de Estados Unidos, Edward Prado. Fernández señaló su voluntad de «tener la mejor relación con Estados Unidos en un marco de respeto y madurez». En tanto, Prado describió el encuentro como «abierto y productivo».
Tras la reunión, la embajada estadounidense ratificó que, tal como expresó el presidente Donald Trump en la conversación que mantuvo con Fernández a principio de noviembre, Estados Unidos respaldará a la Argentina para «superar sus desafíos económicos».
«Espero colaborar con el gobierno del presidente electo para el beneficio mutuo de ambos pueblos», manifestó Prado, según el comunicado de la embajada, tras el encuentro con Alberto Fernández en sus oficinas de Puerto Madero.
La reunión fue a agenda abierta con la presencia de colaboradores de Fernández y Prado, para repasar los puntos de interés común entre ambos países. Junto con Alberto Fernández estuvieron presentes en la reunión Felipe Solá, Santiago Cafiero, Gustavo Beliz y Jorge Argüello.
Aunque las negociaciones futuras por el pago de la deuda con el FMI parecen ser el punto de encuentro entre la Casa Blanca y el futuro gobierno, las diferencia en la política exterior se notaron fuertemente en las últimas semanas con la conflictividad social en Chile y el golpe de Estado en Bolivia.
En la previa de la reunión con Prado, Alberto Fernández sostuvo que «América Latina se está revelando contra la derecha. Nosotros, Cristina, yo y nuestro gobierno, vamos en el mismo sentido que la gente». (Pagina12.com)

Fiesta popular en la plaza
El presidente electo, Alberto Fernández, anunció que el Frente de Todos prepara una «fiesta popular» en Plaza de Mayo para celebrar su asunción el próximo 10 de diciembre.
«Para el 10 de diciembre, estamos organizando un acto desde las 14 en adelante. Una fiesta popular en Plaza de Mayo que se extenderá por varias horas», detalló el mandatario electo en declaraciones a radio Con Vos.
Fernández dio precisiones de lo que será la jornada de asunción al frente del Poder Ejecutivo, que comenzará con la jura en el Congreso y luego con una celebración «popular» en las inmediaciones de la Casa Rosada.
Según está previsto, la jura y la entrega de atributos presidenciales -el bastón y la banda presidencial- comenzará a las 11 en el Congreso, junto a la vicepresidente electa Cristina Fernández de Kirchner.
En primer término, la Vicepresidenta saliente, Gabriela Michetti, tomará juramento a la entrante Cristina, quien luego pondrá en funciones a Alberto Fernández como Presidente. De inmediato, Macri entregará los atributos a Fernández, quien acto seguido pronunciará ante la Asamblea Legislativa su primer discurso como jefe de Estado.
Trascendió que la idea original de Macri era entregar la banda y el bastón en el Salón Blanco de la Rosada, pero Fernández prefirió hacerlo en el Congreso.
Luego, Fernández se trasladará a la Casa Rosada, donde se espera que le tome juramento a sus ministros. (Ambito.com)