Ola de calor en varios puntos del país

El Servicio Meteorológico Nacional anunció, en varios puntos del país, alertas por la ola de calor.

Buenos Aires, San Luis, Entre Ríos, Mendoza, San Juan, Formosa y Misiones son las provincias en alerta amarilla. Por su parte, en Ezeiza, Bueno Aires, la alerta es naranja. Por último, en Mendoza, especialmente en San Martín, la alerta es roja.

¿Cuáles son los niveles de alerta y qué efectos tienen sobre la salud?

VERDE: Sin efecto sobre la salud 
Sin peligro sobre la salud de la población.

AMARILLO: Efecto leve-moderado
Pueden ser peligrosas, sobre todo para los grupos de riesgo: bebés y niños pequeños, mayores de 65 años y enfermos crónicos.

NARANJA: Efecto moderado-alto
Pueden ser muy peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo.

ROJO: Efecto alto-extremo 
Muy peligrosas. Pueden afectar a todas las personas saludables.

¿Qué es una Ola de Calor?
Una ola de calor se define como un período en el cual las temperaturas máximas y mínimas igualan o superan, por lo menos durante 3 días consecutivos y en forma simultánea, ciertos umbrales que dependen de cada localidad.Esos umbrales se establecen en base al denominado Percentil 90 (P90), que también puede verse como la temperatura por encima de la cual uno se encuentra dentro del 10% de temperaturas más altas para ese lugar, acorde al registro histórico cada localidad. Superado ese umbral, se considera que una temperatura es extrema.

¿Cuáles son las recomendaciones frente a una ola de calor?
Las recomendaciones son las que indican los organismos de salud. Reseñamos a continuación algunas de ellas y sugerimos remitirse a la información oficial.
Para evitar los efectos del intenso calor se recomienda:
Aumentar el consumo de líquidos sin esperar a tener sed para mantener una hidratación adecuada.
No exponerse al sol en exceso, ni en horas centrales del día (entre las 11 y las 17 horas).
Evitar las bebidas alcohólicas o muy azucaradas.
Evitar comidas muy abundantes;
Ingerir verduras y frutas.
Reducir la actividad física.
Usar ropa ligera, holgada y de colores claros; sombrero, anteojos oscuros.
Permanecer en espacios ventilados o acondicionados.
Recordar que no existe un tratamiento farmacológico contra el Golpe de Calor y sólo los métodos clásicos, citados arriba, pueden prevenirlo y contrarrestarlo.
Ante dolor de cabeza; vértigos; náuseas; confusión; convulsiones y pérdida de conciencia; piel enrojecida, caliente y seca; respiración y pulso débil, y elevada temperatura corporal (entre 41 y 42 grados centígrados), se deberá actuar de la siguiente manera:
Trasladar al afectado a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo. Hacer que mantenga la cabeza un poco alta.
Intentar refrescarlo, mojándole la ropa, aplicarle hielo en la cabeza, darle de beber agua fresca o un poco salada, y solicitar ayuda médica.