Allanan oficinas argentinas de Odebrecht

PROCEDIMIENTO POR LA CAUSA DE LA PLANTA DE AYSA

Las oficinas de la empresa Odebrecht en Buenos Aires fueron allanadas para buscar documentación sobre el supuesto pago de sobornos para la adjudicación de obras. Una pericia determinó que de una computadora se borran al menos 260 archivos.
El juez federal Sebastián Casanello dispuso ayer un allanamiento en la sede argentina de la empresa Odebrecht, en el marco de la causa que investiga el supuesto pago de sobreprecios y coimas en la construcción de una planta de Aysa en Tigre.
Fuentes judiciales informaron que antes de ordenar ese procedimiento, el magistrado decidió fijar el secreto de sumario sobre la investigación.
Se trata de la causa por corrupción que involucra a la brasilera Odebrecht por sobreprecios de 300 millones de pesos en una obra encargada por AySA, así como por el pago de sobornos para ganar la licitación.
El operativo tuvo lugar en las oficinas de la compañía ubicadas en Alem al 800, de la Capital Federal, a fin de recolectar registros de la obra.
Tras el procedimiento, la empresa difundió un comunicado en el que recordó que semanas atrás “ofreció colaborar en forma amplia y definitiva con las investigaciones” judiciales que tramitan en el país.
“La Constructora Norberto Odebrecht confirma el allanamiento realizado en su oficina, en Buenos Aires, el día de hoy (por ayer) en el marco de la causa 1614, que tramita en el juzgado federal 7”, señaló la compañía.
Y resaltó: “La empresa se había presentado el día 9 de mayo en el mismo Juzgado y ofreció colaborar de forma amplia y definitiva con las investigaciones. La empresa reafirma su posición en colaborar con la Justicia y espera reconquistar la confianza de la sociedad con una actuación empresarial íntegra, ética y transparente”.
En el marco de esta causa declaró semanas atrás el “arrepentido” del Lava Jato de Brasil, Leonardo Meirelles, aunque sus dichos también se refirieron a los supuestos pagos ilegales a Gustavo Arribas, titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).
Los directivos de Odebrecht ofrecieron en esta causa una réplica del acuerdo de colaboración que cerraron con la Justicia de Brasil, mientras que el fiscal federal Federico Delgado les dio el martes un plazo de cinco días a las autoridades de la compañía para que realicen un ofrecimiento concreto, ya que al presentar el acuerdo que hicieron en Brasil no explicaron cómo se materializaría.

Borraron archivos.
Una pericia de Policía Federal entregada a la Justicia comprobó que de la computadora que utilizaba el principal directivo de la brasilera Odebrecht en la Argentina se borraron al menos 260 archivos con información vinculada al soterramiento del tren Sarmiento.
La pesquisa se llevó a cabo en una de las causas por el escándalo Odebrecht que tuvo réplica en nuestro país, donde se investiga al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime y a su ex asesor Manuel Vázquez, en torno a la obra que se le entregó a la firma brasilera y a Iecsa, encabezada por Ángelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri.
Según estableció el informe de la División Apoyo Tecnológico Judicial a pedido del juez federal Marcelo Martínez De Giorgi y el fiscal Franco Picardi, la notebook que utilizaba Mauricio Couri Ribeiro, principal directivo de Odebrecht en el país, tenía información que había sido borrada.
La computadora fue peritada por orden de Martínez De Giorgi para intentar dar con información de correos electrónicos y archivos sobre obras públicas y empresas offshore.

Garavano.
El ministro de Justicia, Germán Garavano, confirmó ayer que aún no existe un acuerdo con la firma Odebrecht para que aporte información sobre presuntas coimas pagadas en el país ya que la empresa se basó en “una propuesta basada en la normativa brasileña” que es “muy distinta” a la local.
“Estamos en una primera etapa, los abogados nos acercaron una propuesta basada en la normativa brasileña, pero es muy distinta a la nuestra. Ahora la estamos analizando”, dijo Garavano.
En declaraciones a las radios El Mundo y Rivadavia, el funcionario explicó: “Estamos al tanto de esta situación desde el comienzo de año, nos vinieron a ver de la empresa y el gobierno tiene que ver las obras que están en marcha y los procesos licitatorios”.(NA)