Anuncian la eliminación de la “tablita de Machinea”

El Poder Ejecutivo Nacional promulgó las leyes que disponen la eliminación de la denominada “tablita de Machinea” para calcular el Impuesto a las Ganancias, la expropiación de Aerolíneas Argentinas y la moratoria impositiva, que incluye el polémico blanqueo de capitales. Con la publicación en la edición del miércoles 24 del Boletín Oficial, entró en vigencia la anulación del esquema de cálculo del Impuesto a las Ganancias para sueldos de entre 7.000 y 7.500 pesos mensuales, donde la alícuota aumentaba a medida que mejoraban los salarios a partir de ese monto.
La norma dejó en claro que este esquema tributario, impuesto por el ex ministro de Economía José Luis Machinea al comienzo del gobierno de Fernando de la Rúa, ya no correrá para el medio aguinaldo que se está pagando en los días finales de diciembre para los empleados beneficiados por la medida. La anulación de la denominada “tablita de Machinea” constituyó uno de los anuncios realizados durante este mes por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el marco de las medidas para enfrentar la crisis financiera y la ley respectiva fue sancionada por el Congreso el jueves de la semana pasada.
También quedó oficializada, a través del decreto de promulgación publicado en el Boletín Oficial, la declaración de “utilidad pública” a las empresas Aerolíneas Argentinas y Austral, y sujetas a expropiación las acciones que pertenecían mayoritariamente al grupo español Marsans. La medida, apoyada por los gremios del sector del transporte aerocomercial e impulsada por la Casa Rosada, fue sancionada por el Parlamento el miércoles pasado y permitió que la línea aérea de bandera volviera al Estado luego de 18 años en manos privadas.
Por último, el Poder Ejecutivo promulgó y puso en vigencia la ley de moratoria impositiva, que prevé la condonación de deudas para empresas que regularicen la situación de sus empleados “en negro”, entre otros puntos. La cuestión más polémica incluida en este paquete es el blanqueo para la repatriación de capitales depositados en el exterior, que generó críticas de organismos internacionales y del embajador de Estados Unidos, Anthony Wayne, ante el riesgo de que abra las puertas al lavado de dinero.
(DyN)