Apareció muerta una joven de 15 años

Una adolescente de 15 años que había sido secuestrada cuando salió de un colegio de Flores fue encontrada muerta ayer a la madrugada en el asiento trasero de un auto en Ituzaingó, hecho por el que dos hombres quedaron detenidos tras una persecución policial.
La víctima, identificada como Xiomara Méndez Morales, apareció muerta en el asiento trasero del auto de sus secuestradores maniatada, con un cinturón a la altura del cuello, y la boca cubierta con cinta de embalar.
Fuentes policiales informaron que a pesar de que todavía se esperaba el resultado definitivo de los estudios forenses, las primeras hipótesis indicarían que la menor murió por asfixia y estrangulamiento.
Los voceros señalaron que todo se inició alrededor de las 17.30 del martes cuando la joven salió de la escuela, ubicada en el cruce de la avenida Carabobo y la calle José Bonifacio, en el barrio de Flores, y fue capturada por los delincuentes.
Los sujetos, que fueron identificados como Luis Fernández, de 40 años, y Bruno Cortez, de 36, la hicieron subir a un auto Fiat Duna de color rojo y, según se indicó, uno de los individuos se comunicó con los familiares de la adolescente para exigirles unos 30 mil pesos y unos 30 kilos de cocaína como rescate para liberarla sana y salva.
Según trascendió, el padre de la joven pactó con los secuestradores el pago a través de Whatsapp y por Facebook y llevó el dinero hacia un punto de entrega donde los delincuentes cobraron el rescate, pero no liberaron a la víctima y huyeron hacia la zona Oeste del Conurbano con la adolescente.
Tras cobrar el rescate, los secuestradores se escaparon y en un momento intentaron evadir un control vehicular de rutina a la altura del partido de Ituzaingó, por lo que comenzó una persecución que culminó en el cruce de la Colectora de Acceso Oeste y la calle De la Guitarra donde el vehículo chocó contra otro auto que estaba estacionado.
De inmediato, los policías detuvieron a los dos captores, hallaron a la adolescente que estaba desvanecida en el piso del asiento trasero, y la trasladaron de urgencia hacia una salita cercana donde trataron de reanimarla, pero luego la llevaron al Hospital Brandsen donde se confirmó que estaba sin vida.
Los detenidos fueron trasladados hacia una seccional policial y el caso es investigado por la fiscal María Mangano, quien los indagará mañana jueves junto al juez federal Claudio Bonadio.

Investigación.
De la operación de autopsia se intentará determinar a través de la extracción de fluidos si hubo abuso sexual pero también determinar la mecánica de la muerte.
Según los investigadores, la fiscalía cuenta con los registros de los llamados extorsivos de los captores a su madre, que fueron muchos, y en los mismos incluso se dio a conocer prueba de vida de la adolescente.
Según contaron voceros policiales, uno de los detenidos, Fernández, que es remisero y trabaja en una remisería cercana a la casa de la familia de la joven, tiene antecedentes por drogas.
Este hombre, según contaron familiares de la chica, es conocido de la madre y el padre de la víctima.

Allanamientos.
Ocho allanamientos se realizaban en simultáneo por la tarde en La Matanza y Capital Federal por una causa de narcotráfico, y uno de los operativos se llevaba a cabo en la casa de la familia de la adolescente Xiomara Méndez Morales.
Según informaron fuentes policiales, los allanamientos fueron ordenados por el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional 2 de Morón, a cargo de una causa iniciada hace dos meses en la que se investiga a una banda narco integrada por personas de nacionalidad argentina, peruana y boliviana.
Trascendió que los allanamientos se iban a realizar en los próximos días, pero se habrían adelantado por lo ocurrido con la adolescente.
El juzgado de Morón investiga a la banda por la presunta comercialización de cocaína y trascendió que dos de las personas sospechadas de participar de la organización son el padre y un tío de la adolescente encontrada muerta. (NA)