Aprobaron la ley del arrepentido

MARATONICA SESION EN LA CAMARA DE DIPUTADOS

Por unanimidad, la Cámara de Diputados convirtió ayer en ley el proyecto que amplía la figura del arrepentido y que plantea una reducción de la pena a toda persona que brinde información fehaciente y útil para investigaciones sobre hechos de corrupción.
Los diputados aceptaron los cambios que en revisión había introducido el Senado, entre los cuales se destaca la cláusula que establece que el arrepentimiento del imputado sólo será reconocido si se produce antes de la elevación a juicio de la causa.
Con 138 votos a favor y ningún rechazo, quedó aprobada la ley que originalmente había enviado el Poder Ejecutivo y que en el Senado sufrió cambios significativos.
Los diputados del Frente para la Victoria-PJ adhirieron al paro nacional de mujeres, por lo que no se encontraban en el recinto al momento de la votación, que se produjo diez minutos antes de la finalización de la medida de fuerza contra la violencia de género.
Por esta razón, para reunir el quórum necesario Cambiemos se valió de los votos del Frente Renovador y del Bloque Justicialista.
Tanto Sergio Massa como Margarita Stolbizer se anotaron un logro político ya que la iniciativa había sido uno de los principales ejes de trabajo de sus respectivas plataformas políticas y una demanda permanente de esos espacios durante los últimos meses.
Ahora ambos dirigentes, que comenzaron a mostrarse en sociedad como un tándem político con proyección electoral, esperan que se trate antes de fin de año en el Senado la ley de extinción de dominio, que ya tiene media sanción.
La ampliación del régimen del arrepentido, figura que ya existe en la legislación vigente, alcanzaría a los delitos de corrupción, contrabando, asociación ilícita, prostitución, pornografía infantil y formación de monopolios, entre otros.
La declaración del arrepentido estará sujeta a un acuerdo de colaboración firmado con el fiscal, que no será aplicable a aquellas causas referidas a crímenes de lesa humanidad.
La ley dispone que el acusado sólo podrá brindar información sobre situaciones en las que estuvo involucrado y no a declaraciones de terceros, en tanto que establece que en ningún caso el arrepentido será beneficiado por la eximición completa de su pena de prisión.

Reforma Electoral
Por otra parte, los diputados se aprestaban a votar a la madrugada la reforma electoral impulsada por el oficialismo que plantea la incorporación de un sistema de votación de Boleta Única Electrónica en todo el país así como la consagración del régimen de paridad de género en las listas de candidatos.
Con la ayuda del Frente Renovador, el bloque Justicialista, el socialismo y otras bancadas más chicas, Cambiemos confiaba en tener los votos suficientes en el recinto para aprobar en general el nuevo sistema de sufragio.
El Frente para la Victoria-PJ, el Peronismo para la Victoria y el Frente de Izquierda adelantaron que no acompañarán la propuesta del Gobierno e insistirán con sus dictámenes de minoría suscritos en comisión.
Cuando restaban largas horas para la finalización del debate que dará lugar a la votación, todavía no quedaba claro qué sucederá con el llamado corralito de las “PASO”, que tal como estaba fijado originalmente en el dictamen de mayoría, obliga a los votantes en la instancia de primarias a seleccionar candidatos de las diferentes categorías en un mismo frente o alianza electoral, negándoles la posibilidad de combinar su voto con opciones de diferentes agrupaciones.
Sin embargo, el propio oficialismo adelantó que en función de las numerosas objeciones que recibió ese criterio, que perjudica a los partidos de distrito (sean provinciales o vecinales) que no presentan candidatos presidenciales, podrían haber modificaciones sobre tablas al dictamen de mayoría.
La alternativa más fuerte que sonaba en los despachos de Cambiemos y el Frente Renovador era flexibilizar dicho cepo de manera tal que aquellos votantes de partidos de distrito puedan seleccionar candidatos de otras agrupaciones políticas en las categorías vacantes correspondientes a los cargos nacionales. (Télam y NA)

Compartir