Aranguren defendió el aumento de tarifas

TENSO DEBATE EN UN PLENARIO DE COMISIONES DE LA CAMARA DE DIPUTADOS DE LA NACION

En un tenso debate en la Cámara de Diputados, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, defendió ayer el aumento de tarifas de gas sin llamar a audiencia pública, y se cruzó duro con el bloque del FPV, al advertir que durante el kirchnerismo la Argentina “pasó de tener energía exportable, abundante y barata, a escasa, importada y cara”.
El funcionario aclaró que con los ajustes solo “se pudo recuperar el 30% de lo que es el costo de generar energía. El 70% sigue estando subsidiado”, al exponer ante un plenario de comisiones en el que la ausencia más notoria fue la del diputado, ex ministro de Planificación y presidente de la Comisión de Energía, Julio De Vido.
Aranguren dijo que la suba del gas fue “legal”, justificó los aumentos dispuestos este año y se defendió de las acusaciones sobre supuestas incompatibilidades con la función pública.
“Como la única verdad es la realidad, la realidad es que nosotros hemos recibido un país que en estos últimos 12 años pasó de tener energía exportable, abundante y barata a escasa, importada y cara”, afirmó el funcionario, quien tras parafrasear a Perón recibió aplausos irónicos de diputados justicialista.

“Atraso tarifario”.
Aranguren señaló que su gestión arrancó en el “marco de un atraso tarifario tanto en gas natural como en electricidad”, y para eso señaló que en los últimos 12 años “el crecimiento del tipo de cambio fue de alrededor de 1.040%, la inflación acumulada oficial, del 1.400%, y el índice de salarios subió 1.670%”, mientras que las tarifas no acompañaron tales aumentos.
“Para Capital Federal y Gran Buenos Aires, el aumento fue del 40% en todo ese período para la factura eléctrica. Y en el gas natural, la facturas en todo el país aumentaron menos del 200%. Y esto se dio también en un escenario en el que hubo una clara discriminación del interior sobre Capital Federal y Gran Buenos Aires”, afirmó el ministro de Energía.
El funcionario rechazó que los aumentos hayan sido un “shock”, como denuncia la oposición, y señaló que estos se hicieron “de la forma más gradual que permitía la grave herencia recibida en el frente energético”, y advirtió que “la Argentina no puede repetir el pasado”.
Precisó también que “no hay un aumento del 400%”, porque esto es “un tope y un techo que se negoció”, por lo cual es incorrecto decir que “a todo el mundo le aumentó el 400%” el gas.

Aclaración.
Aclaró que la frase que pronunció durante su visita al Senado (“Estamos aprendiendo sobre la marcha”), fue “referida a la tarifa social y a los criterios de inclusión en la tarifa social”, y que “en ningún momento” aludió a que la política energética era “prueba y error”.
“El gobierno anterior dejó al 39% de los hogares sin gas de red y deben ser abastecidos por gas licuado de petróleo (GLP)”, criticó Aranguren, y señaló que la Argentina “ha pasado a ser dependiente de la importación de energía, desde 2010”.
Aranguren también afirmó que el 90 por ciento de los usuarios de electricidad abona boletas inferiores a los 500 pesos, en Capital y el conurbano, al justificar la suba de tarifas y sostuvo que “en el caso de la tarifa social de la luz el incremento fue sólo del 10%”.
El funcionario señaló que en electricidad se produjo una reducción de “3,4 billones de dólares en el año” en subsidios, mientras que se mantuvieron subsidios “por un billón para quienes lo necesitan” y en que el gas “la expectativa era que bajara el subsidio debido a la caída estrepitosa del precio internacional”.

YPF.
Consultado sobre la posibilidad de que la petrolera estatal YPF se desprenda de “activos poco rentables”, como señaló su director ejecutivo, Ricardo Darré, Aranguren se rehusó a responder y señaló que no podía entrometerse “en el manejo de una sociedad anónima”.
Aranguren defendió el ajuste tarifario y señaló que la Revisión Tarifaria Integral, que se realizará a partir de noviembre, ” es la oportunidad para discutir cuáles son las inversiones que tienen que hacer las empresas para determinados servicios y no tener que rechazar clientes, como lo hacen hoy”. (NA)

Una chicana de Doñate
El diputado nacional Martín Doñate (Frente para la Victoria) chicaneó al ministro de Energía Juan José Aranguren al destacar “las acciones de Shell subieron” por lo cual el funcionario “ganó plata” por ser accionista de esa petrolera. “Quiero empezar con una buena noticia. Las acciones de Shell subieron, usted ganó plata. Sí se puede, ministro”, ironizó Doñate al exponer en el plenario de comisiones de la Cámara de Diputados donde Aranguren responde preguntas sobre el ajuste tarifario. (DyN)

Kicillof criticó el tarifazo
El diputado nacional y ex ministro de Economía Axel Kicillof señaló que “ya no faltan evidencias de que el tarifazo está mal hecho” y le pidió al ministro de Energía, Juan José Aranguren, que “retrotraiga las tarifas” y analice junto al gobierno la posibilidad de “empezar de nuevo” con el tema.
En el marco de la visita del funcionario a un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados, el ex ministro kirchnerista precisó: “El acuerdo entre los bloques era retrotraer los aumentos. Esto no es porque el Congreso deba fijar las tarifas. Es porque ya no faltan evidencias de que esto está mal hecho, de que hay que empezar de nuevo”.
“Este tema ya tiene demasiadas idas y vueltas y no se sabe qué es lo que va a pasar”, dijo Kicillof, para preguntarse a continuación si “el gobierno va a escuchar a alguien y va a ir para atrás con el tarifazo?”.
Para el diputado, el gobierno “le perdonó impuestos a los exportadores de granos y a las mineras, y le trasladó eso al ciudadano”.
“Esto es una cuestión ideológica porque ustedes creen en esta medida. Pero si quieren lograr consumo responsable de energía, eso no se consigue con un tarifazo”, aseveró.
Y agregó: “No sirve que se lo cobren a la gente y se lo den a los buitres, que se lo saquen a la gente y se lo den a las cerealeras”.
“Creen que con este tarifazo se cierra el tema fiscal, y cada una de estas medidas para ahorcar el gasto público tienen el efecto contrario; porque la austeridad de esta manera no sirve”, consideró.
Indicó también que “no se puede crecer si no hay consumo, si no crece la economía” y que “éste aumento así no va”.
En una breve respuesta, el ministro Aranguren le aclaró que el gobierno “ha dado una demostración de que sabe escuchar” y remarcó: “Estamos hablando acá, estamos escuchando”. (Télam)

Julio de Vido faltó y mandó una carta
El presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, el ex ministro de Planificación Julio de Vido, cuestionó al ministro de Energía, Juan José Aranguren, por lo que calificó como “brutal tarifazo” que, aseguró, “transfirió a los productores de gas 3.500 millones de dólares”, en una carta dirigida al plenario de comisiones que escucha al funcionario en el Congreso.
De Vido, ausente del plenario a pesar de ser el presidente de una de las cuatro comisiones participantes, explicó que no fue para “evitar que se desvíe la discusión hacia cuestiones que responden a diferentes concepciones ideológicas y políticas, especialmente en relación al rol del Estado, la soberanía nacional y el libre mercado”.
El ex ministro precisó que su decisión respondió “en virtud del intento explícito del gobierno nacional y los diputados del oficialismo de promover un debate sobre lo realizado en los últimos 12 años en materia energética” en lugar de “dar las explicaciones” en relación a cuáles fueron los criterios técnicos y fundamentos del “brutal tarifazo”.
El alza en los servicios energéticos dispuestos este año por el ministro Aranguren, según De Vido, “afectó a millones de familias que no pueden pagarlo e implica una transferencia directa a las empresas, en el caso del gas de 3.500 millones de dólares a los productores”.
“Esperamos que el ministro explique lo que se preguntan tanto el pueblo argentino como la Corte Suprema de Justicia: cómo llegó a esos salvajes porcentajes de aumentos que ni él mismo pudo fundamentar cuando visitó el Senado”, escribió.
La carta entiende que “el brutal tarifazo aplicado por Aranguren afectó a millones de familias que no pueden pagarlo e implica una transferencia directa a las empresas, en el caso del gas de 3.500 millones de dólares a los productores”.
En referencia al contrapunto que De Vido viene manteniendo con el Gobierno en los últimos meses, el ex ministro afirmó que “con esas tarifas que muchos califican como ‘atrasadas’ se invirtieron en el sector 25 mil millones de dólares” lo que permitió -aseguró- obras como la terminación de Atucha II, Yacyretá, la construcción de 5.500 kilómetros de líneas de alta tensión para incorporar 11 provincias a la red nacional. (Télam)

Compartir