Aranguren justificó aumento

SUBA DE COMBUSTIBLES IMPACTARA EN LA CANASTA BASICA

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, justificó ayer los sucesivos aumentos de los combustibles, que acumulan 31% desde enero pasado, por la necesidad de “evitar situaciones de despidos y proteger fuentes de trabajo del sector petrolero”.
En declaraciones a radio Mitre, Aranguren alentó además una discusión en el Congreso para morigerar el componente impositivo en el precio de las naftas, que hoy oscila entre 38 y 47%, dependiendo del producto de que se trate.
Los incrementos, explicó, se discutieron con la industria a principios de año, para “ir reflejando de forma gradual el impacto que había tenido el insumo principal, el petróleo crudo, con la corrección cambiaria a partir de la salida del cepo”.
El ministro recordó que el último aumento aplicado antes de la devaluación fue el día siguiente del balotaje, el 23 de noviembre, de 4,5%, cuando el tipo de cambio era de 9,68 pesos por dólar.
“A partir de esa reunión y ese acuerdo entre refinadores y productores -continuó Aranguren- el precio del crudo bajó 10% para acompañar el movimiento en el mercado internacional, pero el tipo de cambio pasó a 14,5 pesos promedio en lo que va del año, lo cual da un incremento de 35% para los combustibles”.
El titular de Energía afirmó que en lugar de disponerse un shock en enero, se aplicaron subas parciales que hoy totalizan 31%, y “se comparan con el incremento del costo de la materia prima en pesos”.
Aranguren cuestionó las políticas que mantuvieron el precio de los combustibles “muy bajo”, lo cual “desincentivó la inversión y generó condiciones para importar petróleo y derivados”.
“En un mercado libre -añadió- cuando hay una caída brusca del precio de los hidrocarburos desaparece la inversión, hay corrimientos en puestos de trabajo y desempleo en la actividad: es lo que pasó en el mundo”.
El ministro sostuvo que “acá se trató de amortiguar la caída de precios internacionales de hidrocarburos, especialmente en 350 a 400 mil familias de aquellas áreas productoras donde la actividad mueve la economía”.
Sobre el componente impositivo en el precio de los combustibles, el ministro polemizó con el ex titular del Palacio de Hacienda Domingo Cavallo, quien había comparado los valores internos y los de Estados Unidos.
“Allí los impuestos son de 12% y otro problema desde 2005 es que aquí los tributos se aplican ad valorem, es decir, no son fijos, cuando aumenta el precio en refinería también aumenta al consumidor”, señaló.

Impacto.
El aumento del 10 por ciento en el precio de los combustibles impactará en las ventas de las naftas, como también repercutirá en los precios de los artículos de la canasta básica de alimentos, indicaron representantes de diversos sectores del consumo.
El secretario de la Cámara de Expendedores de Combustibles, Raúl Castellanos, afirmó que el sector esperaba un nuevo aumento en los combustibles como consecuencia de la devaluación, y estimó que el incremento del 10% dispuesto a partir del 1 de mayo se sentirá en las ventas.
Castellanos admitió que “realmente esperábamos el aumento”, debido a que “hubo una devaluación fuerte que impactó en las refinerías, por lo que sabíamos que se venía un aumento significativo”.
“También era esperable que se diera en algunos tramos. En este caso 4% y con un acumulativo de un 31% hasta ahora. Hasta ahora se dio dentro de lo que esperábamos”, indicó.
Consultado sobre si seguirán los aumentos en los combustibles, respondió: “tengo entendido que está la idea que haya un aumento más. La idea era llegar a un 40% de incremento”.
Sobre el comportamiento del consumo en materia de combustibles en lo que va del año, dijo que “ha habido una caída no muy significativa. Hubo una baja no muy grande. Lo que se nota con intensidad es la caída de las ventas de los productos premium y el traspaso a productos más baratos”, detalló. (Télam)