“Argentina tiene una de las leyes más abiertas”

REVISARAN NORMAS INMIGRATORIAS

La canciller Susana Malcorra sostuvo ayer que “hay que revisar las leyes” inmigratorias
respecto de las personas “con antecedentes penales”, aunque recordó que Argentina “es lo que es por haber tenido” extranjeros que se radicaron en el país.
“Creo que hay que revisar las leyes y ver cuál es el problema, cuánto es la regulación y cuánto la implementación de la ley”, manifestó la ministra.
En ese sentido, remarcó que “no son cosas que se hagan de un minuto a otro, sino que hay que pensarlas y trabajarlas responsablemente” por lo que “el Presidente ha armado un grupo de trabajo en este sentido”.
Tras aclarar que “la Argentina tiene una de las leyes migratorias más abiertas del mundo”, recordó que el “país es lo que es por haber tenido esa inmigración”.
“Todos tenemos un abuelo o un bisabuelo que escapó de una guerra o del hambre, entonces eso nos ha marcado como sociedad”, dijo, en declaraciones formuladas a radio Mitre desde Davos, Suiza, donde participa junto a otros ministros del Foro Económico Mundial.
Pero “también es cierto que cuando vemos que hay quienes toman ventaja de nuestra apertura, con antecedentes penales, con vínculos con el narcotráfico o con otros medios de delincuencia, me parece que hay que registrar y tomar decisiones”, subrayó.
El marco legislativo del país lo da la Constitución que “dice que se da la bienvenida a todos los hombres y mujeres de buena voluntad”, destacó.
Malcorra, quien se introdujo de esta forma en el debate en torno de un cambio en las leyes de inmigración, estimó que debe haber “responsabilidad” cuando se habla de “una Latinoamérica que acepta el libre tránsito de sus ciudadanos”.
Esto implica “tener los elementos tecnológicos, las bases de datos y las herramientas” para permitir “el cruce de información de la región”.
“Si tenemos todas las herramientas debemos ponerlas en marcha, sino veremos qué hay que adecuar”, consideró.

Macri.
En relación a los extranjeros, el presidente Mauricio Macri sostuvo que “no podemos seguir permitiendo que, por falta de acción, el crimen siga eligiendo a la Argentina para venir a delinquir”, sino que “hay que actuar preventivamente, y poder decir: ‘Señor, me informan que usted cometió una serie de delitos en su país, acá no es bienvenido'”.
Además, exigió que “si alguno que vino, acá lo condenamos, y en mitad de la condena lo queremos enviar a que termine la condena en su país, no podemos tardar ocho años, es una locura. Tenemos que poder hacerlo en semanas”.
“Todas estas son cosas razonables, que otros países tienen, y que queremos poner sobre la mesa”, concluyó. (DyN)