Asesinan a un niño de 12 años en Zárate

Un niño de 12 años fue asesinado de un balazo en la cara en una plaza de la ciudad bonaerense de Zárate, por un hombre que le reclamó que le devolviera una campera y el celular que supuestamente le había robado a su hijo también menor de edad, quien presenció el crimen.
Fuentes policiales informaron ayer que la víctima era Enzo Alegre y que el agresor huyó en auto tras cometer el homicidio por lo que anoche permanecía prófugo.
Vecinos del barrio dijeron que el niño asesinado provenía de una familia humilde y que era frecuente verlo en semáforos del centro de la ciudad haciendo malabares con pelotitas delante de los autos, para pedir dinero.
El hecho ocurrió cerca de las 19 del domingo en la plaza Soldado Argentino, de la ciudad de Zárate, en la esquina de Piedrabuena y Pitrau, donde se hallaba Alegre y otro chico de 13 años sentados en un banco, conversando.
Según establecieron los investigadores, en el lugar apareció un hombre de entre 35 y 40 años, acompañado por su hijo también menor de edad, e increpó a los dos niños.
En ese momento, este hombre les reclamó a los chicos que le devolvieran una campera y un teléfono celular que le acababan de robar a su hijo y sacó un arma de fuego.
“Le preguntó a su hijo `decime quién fue el que te robó?`. Apenas el chico le indicó quién había sido, él le disparó un tiro en medio de la cara”, dijo a Télam un jefe policial que participa en la pesquisa.
El balazo impactó en el ojo izquierdo de Alegre, quien cayó al piso malherido y falleció pocos minutos después.
El titular de la Jefatura Departamental Zárate-Campana, comisario mayor Carlos Alvarez, confirmó a Télam que el niño murió casi en el acto como consecuencia de las heridas. “No hubo tiempo de trasladarlo”, agregó.

Agresor.
En tanto, el agresor huyó a bordo de un auto junto a su hijo, a pesar de los gritos desesperados del otro niño y de otros vecinos que observaban lo que ocurría.
El jefe policial aclaró que, antes de escapar, el agresor también le disparó al otro chico, aunque el balazo no salió por lo que éste “se salvó de milagro”. (Télam)