Avance genético para los embarazos mediante fertilización asistida

Disponible en la Argentina desde hace unos pocos meses, un nuevo test genético ayuda a mejorar las tasas de implantación de los embriones obtenidos mediante   procedimientos de fertilización in vitro, lo que permite incrementar las chances de lograr un embarazo en esos tratamientos de fertilización asistida.

El test llamado ERA (Endometrial Receptivity Analysis o Análisis de Receptividad Endometrial), que se realiza a través de una sencilla biopsia de endometrio, analiza 236 genes del endometrio de la paciente para identificar cuál es su “ventana de implantación”.

“Aunque aún hay estudios clínicos en curso para ampliar el número de pacientes en los que se ha probado el nuevo procedimiento, los resultados obtenidos hasta la fecha sugieren que el estudio ERA permite tener mayor precisión en determinar lo que se llama la ventana de implantación del endometrio, que es el momento en el que el endometrio se encuentra preparado para recibir los embriones obtenidos mediante un tratamiento de fertilización in vitro. Así, el ERA nos permite tener más chances de que el embrión se implante”, explicó el Dr. Santiago Brugo Olmedo, especialista en Medicina Reproductiva y Director Médico de Seremas.

Se estima que 3 de cada 10 mujeres que se realizan un tratamiento de fertilización asistida tienen una ventana de implantación “desplazada”, que no se corresponde con los resultados de los estudios ecográficos que se realizan de rutina para determinarla.

Esa ventana puede estar desplazada 2 o 3 días, lo que en la práctica plantea una gran diferencia en la efectividad de la transferencia de los embriones.

Los estudios clínicos realizados con el ERA muestran que su uso se asocia a una mejora significativa en la tasa global de embarazo, situándola en el 85% en aquellas transferencias personalizadas de acuerdo a los resultados del test.

Cómo se realiza el estudio .

Brugo Olmedo dijo que “habitualmente, lo que hacemos en un tratamiento de fertilización in vitro es estimular el endometrio de la mujer con estrógenos y, luego, mediante ecografías vamos controlando el crecimiento y la conformación del endometrio para determinar cuál es el momento adecuado para realizar la transferencia de los embriones”.

“Sabemos que para que el endometrio esté receptivo a la implantación del embrión es necesaria la acción conjunta de muchos genes que son los que van a prepararlo. El estudio ERA nos permite justamente analizar la función de más de 200 genes que tiene que ver con la receptividad del endometrio”, señaló el especialista.

El estudio ERA requiere una sencilla biopsia de endometrio, que se realiza en el consultorio.

Para ello, la mujer recibe un tratamiento de estimulación hormonal, similar al que se implementa previo a una transferencia embrionaria.

El material obtenido mediante la biopsia es enviado a un laboratorio de los Estados Unidos que es donde se realiza el estudio, cuyos resultados demandan unos 10 días.

“Esa información nos permite que en el siguiente ciclo -o en el otro, cuando en diálogo con la paciente se determine que es más adecuado- se realice la transferencia del embrión o los embriones contando ahora con información más precisa acerca de cuál es la ventana de implantación de esta paciente en particular”, agregó Brugo Olmedo. (NA)

Foto: www.nuevodiarioweb.com.ar