Báez ratificó ser autor de la nota y se ofreció a declarar

ELASKAR PIDIO DESVINCULACION DE LA CAUSA

El detenido dueño de Austral Construcciones, Lázaro Báez, ratificó ayer que escribió de su “puño y letra” una nota en la que alude a una supuesta reunión entre la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el juez federal Sebastián Casanello, y se ofreció a concurrir en persona a Tribunales para aportar lo que sabe.
“La nota fue hecha por mi puño y letra”, afirmó Báez en un escrito firmado por él y entregado ayer a la mañana por sus abogados Daniel Rubinovich y Rafael Sal Lari ante la Sala II de la Cámara Federal porteña.
Según informaron fuentes judiciales, se presentaron dos escritos, uno firmado por Báez y otro por sus abogados, ante el Tribunal que tiene que resolver un pedido de apartar del caso al juez Casanello hecho por Leandro Báez, uno de los hijos del empresario detenido.
“Puedo ofrecer mi testimonio sobre los acontecimientos de los que participé”, afirmó Báez en el escrito firmado por él desde la cárcel de Ezeiza, donde permanece detenido hace más de dos meses.
Además, ratificó que es el autor de la nota manuscrita que la defensa de su hijo Leandro hizo llegar a ese Tribunal, en la que aludió a un supuesto encuentro de Casanello con Cristina cuando ella era Presidenta, en la quinta de Olivos, en septiembre de 2015.
Báez volvió a aludir a su “preocupación” por el “sesgo direccionado de la investigación”, y consideró “pertinente y útil” brindar su testimonio al respecto ante el Tribunal.
El empresario y principal beneficiario de la obra pública en el kirchnerismo ya fue recibido en una audiencia personal por los camaristas de la Sala II que, además, tienen que decidir si confirman su procesamiento y prisión preventiva en el caso.
Pero en ese encuentro que se hizo a puertas cerradas, Báez no aludió a la ex presidenta ni a ningún encuentro de ella con el magistrado que lleva su causa y ordenó detenerlo.
Tanto Cristina Kirchner como Casanello desmintieron al detenido, aseguraron que no se conocen y que jamás mantuvieron reunión alguna.

Nota.
En su nota manuscrita Báez refirió que vio al juez en Olivos cuando esperaba para entrevistarse con la Presidenta.
Pero el contenido y la forma en que llegó a la Cámara despertó suspicacias y los camaristas intimaron a los defensores oficialmente designados por Báez a aportar más información y a ratificarla.
Además del escrito firmado por Báez, sus abogados acompañaron otro suscripto por ellos en el que aclararon que la entrega de la nota manuscrita a la Cámara fue una “decisión autónoma” de Lázaro.
Además, explicaron que se enteraron tras ser notificados por la Cámara, que los intimó a aportar precisiones y sugerir medidas de prueba.
Por ello, concluyeron que “es tarea de quien ofreció la prueba efectuar los aportes para su valoración”, en alusión a la defensa de Leandro Báez.

Elaskar.
El financista Federico Elaskar, cuyas denuncias contra Lázaro Báez derivaron en la causa por lavado de dinero conocida como “la ruta del dinero K”, pidió al juez federal Sebastián Casanello ser apartado del expediente aduciendo que tiene problemas psiquiátricos.
El reclamo presentado por su abogado José Ubaeira fue acompañado de un informe médico sustentando su supuesta incapacidad para afrontar un trámite judicial, que ya fue derivado por Casanello al Cuerpo Médico Forense para que los evalúe.
El ex titular de la financiera SGI fue el primero en vincular al empresario ahora detenido con maniobras de lavado de dinero asegurando a un programa televisivo que su propia financiera había armado el mecanismo para sacar el dinero “negro” del país y luego reingresarlo.
Aunque luego se desdijo, la causa tomó vuelo con las declaraciones en idéntico sentido de
Leonardo Fariña, quien fue detenido pero quedó en libertad de luego de acogerse al programa de testigos protegidos.
El sindicalista Luis Barrionuevo reveló que tuvo a Elaskar en su casa durante cinco meses “hasta que habló” ante las cámaras del programa PPT de Jorge Lanata.
El artículo 77 del Código Procesal Penal establece que “si durante el proceso sobreviniere la incapacidad mental del imputado, el tribunal suspenderá la tramitación de la causa y, si su estado lo tornare peligroso para sí o para los terceros, ordenará la internación de aquél en un establecimiento adecuado”.
La suspensión del proceso liberaría a Elaskar de un eventual juicio sin impedir que prosiga contra los demás acusados. (Télam)

Compartir