Bajaron las ventas durante el feriado

Pocas ventas minoristas dejará el fin de semana largo que comprendió a los feriados del 17 y 20 de junio y se caracterizó por un movimiento turístico heterogéneo, con ingresos directos a las ciudades receptivas por $1.037,6 millones, según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
Según datos preliminares, viajaron unos 610 mil turistas en esta fecha, que con una estadía promedio de tres días, y un gasto diario individual de $567, dejaron ingresos directos por $1037,6 millones en las ciudades receptivas de turismo del país.
“El fin de semana fue modesto, pero mucho mejor de lo que se esperaba una semana atrás, cuando había muy pocas reservas”, indicó CAME.
Para la entidad, “hay que tener en cuenta que el 20 de junio suele ser el menos convocante en materia turística, y este año influyó la coincidencia con el Día del Padre y la falta de dinero en muchas familias por la altura del mes. Aunque el agregado del 17 contrarrestó en algunos destinos”.
Según el relevamiento de CAME en 40 de las principales ciudades turísticas del país, las ventas minoristas vinculadas al sector fueron muy bajas, porque incluso en aquellas localidades con más movimiento, la gente controló excesivamente sus gastos (el año pasado no estuvo este feriado y no se puede comparar).

Día del Padre.
Las compras del Día del Padre le restaron fuerza al turismo, porque es una fecha donde las familias hacen regalos importantes o se reúnen a comer en familia, y al mismo tiempo el turismo le restó fuerza a los comercios para “ese” día especial.
De hecho, las ventas por el Día del Padre cayeron 7,5% con un ticket promedio que se ubicó en $480, un 23% por encima del año pasado, cuando la inflación anual supera al 40%, según otro informe de CAME.
Pese al feriado del viernes, los comerciantes decidieron mantener los locales abiertos el viernes 17 y el domingo 19.
El secretario de prensa de la Confederación, Vicente Lourenzo, dijo ayer a FM Delta que en el Día del Padre “se continuaron las bajas que venían de mayo”.
“Tuvimos una caída de las ventas. La falta de poder adquisitivo se traslada a las ventas; la necesidad de venta hace que el comerciante abra aunque sea feriado, más porque no se ha recaudado todavía lo suficiente y estamos a diez días de tener que pagar los aguinaldos”, completó.
En lo que va de 2016, ya hubo tres fines de semanas largos donde viajaron 4.939.000 turistas con pernocte, y dejaron ingresos directos por $9.173 millones en las economías regionales. (Télam)

Compartir