Balazos a trabajadores

Una protesta de trabajadores del Astillero Río Santiago culminó ayer con graves incidentes frente a la sede de la Gobernación bonaerense, donde los manifestantes se enfrentaron con efectivos de la Policía provincial, lo que dejó un saldo de varios heridos y detenidos.
Los hechos de violencia se desencadenaron alrededor de las 13.45 cuando, según indicaron la Policía y la Fiscalía interviniente, los manifestantes intentaron derribar la reja que rodea el histórico edificio.
En medio de la avanzada de los efectivos hubo piedrazos, balas de goma, gases lacrimógenos y camiones hidrantes, lo que dejó como saldo una veintena de heridos, además de seis detenidos acusados de “resistencia a la autoridad, daños calificados y lesiones”, se informó oficialmente.
Los manifestantes, que se habían concentrado a las 7.30, marcharon primero desde el Astillero hasta el Ministerio de Economía y luego se dirigieron a la sede del Poder Ejecutivo provincial para repudiar los recortes y el eventual cierre de la empresa, pero las columnas fueron interceptadas por los uniformados en los alrededores de la Plaza San Martín, entre las calles 7 y 50, y no pudieron continuar.
La Gobernación se encuentra vallada desde hace varios días, al igual que algunas calles aledañas, con motivo de esta y otras movilizaciones previstas.
El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, responsabilizó por los hechos a “sectores políticos” y “agrupaciones que creen que el disturbio es una medida de protesta”.
“Cuando uno ve que no solamente eran trabajadores los que se movilizaban, sino que eran parte de distintos grupos, uno entiende que no sólo vienen a pedir diálogo”, sostuvo el funcionario en declaraciones televisivas.
Por su parte, el fiscal Marcelo Martini, a cargo de la causa, explicó que “hubo innumerables pedradas frente a la puerta de la Gobernación” y que “hubo un grupo quemando cosas”.
“Sé por medio de la Policía que hubo un intento de dialogar, pero que no hubo acuerdo”, agregó.

Incidentes.
Al momento del enfrentamiento, algunos manifestantes se refugiaron en el Rectorado de la Universidad Nacional de La Plata, en el que se estaba velando a Isabel Chicha Mariani, una de las fundadora de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, hasta donde llegaron los gases lacrimógenos.
Representantes de los empleados del astillero aseguraron que tenían una reunión prevista para el martes con autoridades del Ministerio de Trabajo local: la movilización había sido convocada “en defensa de los puestos de trabajo” y en respuesta a “cualquier ataque que pretenda hacer el Gobierno”, frente al temor de una posible “privatización” y “vaciamiento” de la empresa naviera estatal.
Por los disturbios hubo seis manifestantes detenidos, todos ellos varones, y otros dos debieron ser internados en hospitales cercanos a raíz de las heridas recibidas, pudo saber esta agencia.
“Mientras estábamos esperando que nos reciban empezaron a reprimir. Así se inició esto, que fue un acto a mansalva contra los trabajadores”, sostuvo el secretario general de ATE Ensenada, Francisco Banegas.
El dirigente gremial aseguró que “hay compañeros que a fin de mes no van a cobrar su salario” a raíz de los recortes en la entidad y que, paralelamente, se está “paralizando el astillero no tomando ningún trabajo nuevo”.
Por su parte, la Policía informó que por los incidentes terminaron lastimados unos trece uniformados, aunque ninguno de gravedad, y hubo seis patrulleros destruidos y diez autos particulares con diferentes daños. (NA)