Beatificaron a la Madre Catalina

La cordobesa Madre Catalina de María Rodríguez, fundadora de la congregación de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, fue declarada beata ayer en Córdoba, en una multitudinaria ceremonia religiosa presidida por el enviado del papa Francisco, el cardenal Angelo Amato.
Con miles de fieles provenientes de Argentina, Africa, Chile y España entre otros países, además de 380 descendientes de distintos vínculos de la Madre Catalina, la ceremonia litúrgica se realizó en el predio del Centro Cívico del Bicentenario Brigadier General Juan Bautista Bustos.
Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano, leyó el decreto de beatificación y la Carta Apostólica que con fecha 18 de noviembre último firmó el Papa, en la que pide que “sea llamada beata de ahora en adelante” y que su fiesta se celebre el 27 de noviembre de cada año.
En el texto Francisco destaca la figura de la beata, cuyo nombre era Josefa Saturnina Rodríguez de Zavalía, como “un ejemplo ardiente del amor a Cristo y del servicio a los hermanos más necesitados”.
En su homilía, Amato ponderó “la vida activa dedicada a la evangelización” de la religiosa cordobesa: “La Iglesia se construye con mujeres como la beata Catalina y con hombres como el Santo Cura Brochero”, destacó en referencia al ‘Cura Gaucho’ José Gabriel del Rosario Brochero que fue santificado el año pasado.
Ambos emprendieron acciones evangelizadoras conjuntas en la zona cordobesa de Traslasierra.
Rodríguez de Zavalía, posteriormente Madre Catalina de María, nació en Córdoba el 27 de noviembre de 1823, donde hoy funciona la congregación local en el barrio General Paz, y falleció el 5 de abril de 1896. (Télam)