Berni y los “fantasmas” de diciembre

RESALTO QUE HAY "INFORMES CONFIDENCIALES" SOBRE "INTENTOS DE SAQUEOS" PARA FIN DE AÑO

El secretario de Seguridad, Sergio Berni, reflotó ayer las especulaciones sobre saqueos para fin de año y sostuvo que cuenta con “informes confidenciales sobre diferentes movimientos de actores políticos para generar lo mismo que hicieron el año pasado”.
El flamante delegado por las Américas al Comité Ejecutivo de Interpol acusó a “algunos actores del viejo peronismo” y a organizaciones sociales relacionadas con el diputado Hermes Binner.
El secretario de Seguridad prendió la alarma por la supuesta organización de “intentos de saqueos focalizados”, aunque resaltó que ya mantuvo reuniones con “todos los fiscales generales, y la semana que viene nos reuniremos con los jueces federales, para tener aceitado” un “mecanismo” de control.
Berni, en declaraciones a radio Once Diez, apostó a la “implementación de manera implacable de la Justicia” para prevenir “este tipo de especulaciones políticas de algunos sectores que siempre intentan a fin de año llevar este caos, que comienza los primeros días de diciembre y básicamente termina el 24”.

Preparativos.
En ese sentido, el delegado de Interpol acusó a “algunos actores del viejo peronismo, del peronismo arcaico, que tuvieron una participación esencial en el 2001” de estar detrás de los preparativos. También apuntó sobre “algunos grupos sociales que dependen políticamente de uno de los candidatos a presidente, Binner”, en referencia a las agrupaciones Barrios de Pie y Libres del Sur, que integran el Frente Amplio UNEN.
Al cuestionar los recientes pedidos de mercadería en supermercados de la provincia, el funcionario identificó a la organización Libres del Sur, de la que dijo que “responde políticamente a (Humberto) Tumini, que está en el frente UNEN y es el brazo territorial de Binner”.

Policía Federal.
La inminente nueva conformación de la cúpula de la Policía Federal, con ratificaciones y cambios, provocó algunos cruces entre los máximos jefes de la fuerza y generó que haya dos grupos bien diferenciados, entre los que no quieren cambiar nombres y los que buscan variantes.
Esta situación se produce en una etapa en la que se definen los principales ascensos y el armado de las Superintendencias y Direcciones Generales de cara al 2015.
Fuentes policiales revelaron a NA que el sector que no quiere cambios y mantener a los mismos superintendentes lo encabeza la máxima autoridad de la Federal, el comisario general Román Di Santo.

Cambios.
En tanto, el grupo que busca cambiar a ciertos integrantes lo conforma el superintendente de Seguridad Metropolitana y quien más llegada tiene al secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, comisario mayor Guillermo Calviño.
Di Santo entiende que con los cambios llegan en forma inminente los pases a retiro, por lo que de no haber variantes se retrasarían las jubilaciones de ciertos jefes.
Calviño, quien en la cúpula es el número 3, tiene como principal aliado al subjefe de la fuerza, el comisario general Héctor Tébes, y el objetivo es poner gente de su confianza en la cúpula, aunque la decisión final sobre las variantes siempre la tiene Berni.
Una fuente consultada por Noticias Argentinas remarcó que Berni “escucha a todos los jefes, pero los que llevan la voz cantante siempre son Di Santo, por ser el jefe, y Calviño, por ser hombre de confianza”.
“La decisión sobre cambios en la cúpula es del secretario de Seguridad y si él considera que debe haberlos lo hará en cualquier momento del año sin fijarse si estuvo dos meses, un día o 15 años en el cargo. Su idea es que superen las expectativas que el Ministerio de Seguridad depositó en ellos”, precisó a NA un jefe de la plana mayor de la Federal.
De todas maneras, los nombres que no corren riesgo son los de Di Santo, Tébes y Calviño, jefe, subjefe y número 3 de la Federal, respectivamente.

Nueva cúpula.
Antes de fin de año debería estar conformada la nueva cúpula para el 2015, primero con la designación -cambios o ratificaciones- de los 12 superintendentes y luego con el nombramiento de la segunda línea en las 30 direcciones generales.
Posteriormente, será el turno de otras áreas, como delegaciones, circunscripciones y departamentos de la fuerza, mientras que después llegarán los nombramientos de comisarios y subcomisarios en seccionales porteñas de la Federal. (NA)