Biodiésel: aprobaron proyecto

El proyecto que exime de impuestos al biodiésel hasta diciembre de 2015, para compensar las restricciones de la Unión Europea (UE) a las exportaciones de los productores argentinos de ese combustible renovable, fue convertido ayer en ley por el Senado Nacional.
Los votos favorables a la iniciativa, enviada al Congreso por la presidenta Cristina Fernández, obtuvo 62 votos a favor, solo dos abstenciones y ningún voto en contra, tras un debate que se extendió por espacio de casi cuatro horas.
El proyecto contempla una reforma al impuesto adicional al gasoil para que la alícuota del 22% no sea aplicable al biodiésel destinado a la generación eléctrica.
También se prevé eximir de la alícuota del 19% del impuesto a los combustibles líquidos, retrotrayendo la situación a noviembre de 2011.
La iniciativa establecía que este impuesto debía regir hasta diciembre del 2015, pero durante su tratamiento en la Cámara de Diputados se acordó una modificación, para facultar al Ejecutivo a extender la medida por nueve años más.
La producción local de biodiésel cumple desde sus inicios con todos los requisitos fijados por la UE y desde 2009 Argentina es el principal país proveedor de biodiésel de ese mercado.
En 2011, las exportaciones al viejo continente totalizaron 1.847 millones de dólares, representando el 13 por ciento de las exportaciones argentinas totales al mercado comunitario.
Los inconvenientes comenzaron en 2012 con España, tras la expropiación de las acciones que Repsol tenía en YPF, y luego se extendieron al bloque comunitario, lo que motivó presentaciones de parte del gobierno argentino ante la OMC.

Debate.
El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, Aníbal Fernández, aseguró que la iniciativa servirá para “sostener el nivel de producción” y que las represalias de la Unión Europea “no impacten en una industria que está creciendo”.
“Buscamos sostener la defensa de la producción del biodiésel en tanto existan estas propuestas de la Unión Europea. Es una situación que nos perjudica y hay necesidad de sostener el nivel de producción para que no impacte en una industria que buscamos que crezca”, destacó Fernández.
El jefe del bloque kirchnerista, Miguel Angel Pichetto, pidió “hacer un desarrollo productivo fuerte en materia de hidrocarburos, biodiésel y gas convencional y no convencional” en la Argentina.
En ese sentido, manifestó que “si no hacemos esto, la Argentina va a seguir teniendo graves dificultades para abastecer la industria con combustibles”.
A su turno, el titular de la bancada radical, Gerardo Morales, reconoció que “esta ley mejora la situación de la producción de biocombustibles”, pero reclamó que el plazo de extensión dispuesto en la ley “debería ser de por lo menos diez años”.
“El plazo debería ser de por lo menos diez años. Creemos que hay que eliminar la facultad del Poder Ejecutivo de prorrogar esta exención hasta 2024”, manifestó el jujeño.
El radical Angel Rozas, en tanto, anticipó que el acompañamiento del radicalismo se realiza pese a “algunas disidencias en términos políticos y técnicos”.
“Si bien es una modificación de dos leyes de impuestos a los combustibles líquidos, el 19% que se aplica al gasoil y, en este caso, la eximición al biodiésel, se extiende al biodiésel puro y entendemos que es una medida positiva para el sector”, indicó Rozas.
El chaqueño destacó que “esta actividad tuvo un desarrollo muy importante en la Argentina y en distintos sectores lo vieron como una medida positiva para desarrollo de las economías regionales”. (Télam)