Bonadio, sin argumentos para ordenar detención

El juez federal Claudio Bonadio, a cargo de la investigación sobre operaciones con dólar futuro al final de la gestión kirchnerista, evitó pronunciarse sobre la posibilidad de ordenar la prisión preventiva de la ex presidenta Cristina Kirchner al indicar que “esas cuestiones se resuelven en el expediente en función de las pruebas que se juntan, de los delitos que se imputan y de las actitudes de las partes”.
Sin embargo, en una entrevista con Radio 10, al juez le insistieron e indicaron que no habría motivos para pensar que pueda estar presa y reconoció: “Bueno, póngalo así”.
Consultado sobre la fecha estimada de elevación de la causa a juicio, contestó que “está con un procesamiento no firme, en revisión ante la Cámara Federal. Si lo confirma, la causa prácticamente está en condiciones de ser elevada, porque no hay mayor actividad procesal que realizar”.
“Si la Cámara decide que no están dadas las condiciones de hecho o de derecho para confirmar, ahí tiene dos opciones, que en realidad es una sola. Normalmente toma la decisión, declara una falta de mérito y ordena tareas de investigación, o directamente dice ‘esto no corresponde’ y sobresee. En una sigue la investigación, en la otra concluye”, explicó.
Mientras tanto, Bonadio dijo con sus colaboradores están “mirando la solvencia fiscal que tenían las personas o sociedades que compraban dólar futuro” y aseguró que “no hay margen para la enemistad con las pruebas agregadas al expediente”, subrayó el juez.

Cristina.
El fin de semana, en una entrevista con medios internacionales, la ex presidenta aseguró que no tiene miedo de quedar detenida y respecto a la causa de dólar futuro detalló: “Es lo más emblemático en materia de persecución judicial. El magistrado que inició la causa pensaba que los beneficiarios de los contratos de dólares futuros iban a ser amigos nuestros o conocidos nuestros, y resulta ser que cuando se investigó, los que habían sido beneficiarios de los contratos a futuro eran los mismos que habían hecho la devaluación. Y no solamente eran los mismos que habían hecho la devaluación sino que en el caso de uno de los funcionarios, el vicejefe de la Jefatura de Gabinete (Mario Quintana), era el que había pactado con el titular del Rogex, que es uno de los de mercados a futuro, el precio de lo que iba a cobrar él como empresario cuando había pactado contrato de dólar a futuro”. (NA)

Compartir